sábado, 25 de octubre de 2014

Misterios de Córdoba: La cueva de la Mora de Belalcázar

En el pueblo cordobés de Belalcázar, es conocida entre sus habitantes esa leyenda que nos cuenta que, allá por el siglo VIII, cuando el territorio fue ocupado por los musulmanes, se forjó una historia de amor que bien podríamos comparar con aquella vivida por dos de los personajes más conocidos del gran William Shakespeare.
Pues bien, los amantes que ocupan nuestra leyenda, al igual que Montesco y Capuleto, debían mantener su amor en secreto ya que ella era musulmana y su amado, cristiano, algo totalmente imposible, debido al odio existente entre las dos religiones.
Los jóvenes, cuya pasión mutua era lo único que daba sentido a sus días, quisieron al igual que hicieran Romeo y Julieta y a pesar de todos los intentos del padre de ella por destruir aquello que entre ellos había nacido, mantener su romance oculto ante los ojos de todos los que los rodean y así, a escondidas y con la complicidad de la luna, cada noche se refugiaban cada uno en brazos del otro.
Su felicidad no duraría mucho ya que, el padre de nuestra dama, descubrió el gran secreto que su hija guardaba y, la obligó a mantenerse recluida en casa y a casarse con alguien de su misma religión, a lo que ella se opuso aún a riego de encender la ira de su padre.
El joven cristiano, ante la situación, decidió marchar a la guerra y jamás se supo de él, pero ella nunca dejó de amarlo por lo que su padre, cansado de la cabezonería de su hija, decidió imponerle el peor de los castigos para así alejar de sus pensamientos a su amante cristiano, y ordenó encerrarla en una cueva donde nadie pudiera encontrarla.
Los días pasaban y ella, con la esperanza de que su amado fuera capaz de encontrarla, cantaba durante horas pero su amor, nunca halló el camino que lo llevara hasta ella.
La dulce dama, murió en aquella fría cueva víctima de la tristeza, pero hay quien afirma que, cada año, coincidiendo con la fecha de la partida de su caballero, su alma sube hasta la colina a esperar el regreso de su amado. Otros cuentan que, cada noche de año nuevo, tal vez coincidiendo con la fecha de su muerte, junto a la cueva, se oye la preciosa voz de una muchacha que entona una bella canción, esperando a que de su cautiverio la salve su gran amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario