jueves, 2 de abril de 2020

Custodio Pérez Aranda (El Santo Custodio) - Jaén

Los santos son "curanderos" que practican una medicina basada en una "gracia" concedida por Dios para que la impartan desinteresadamente a los demás.
Custodio Pérez Aranda nació en el año 1885 en la Hoya del Salobral (una pequeña pedanía de Noalejo). Él vivía en el centro de la pequeña cortijada.
Hijos de una familia de labradores, de niño destacó por su carácter reservado y le gustaba aislarse de los demás. En aquellos tiempos no había medios para una educación ni nada de eso, por eso Custodio careció de enseñanza. Era una persona muy prudente y tímida debido al poco contacto con la sociedad. Se casó con Adoración Álvarez Rosales y del matrimonio tuvo 4 hijos.
Según testimonios de aquellos que lo conocieron era un hombre bueno. Le gustaba ir a orar y meditar en una pequeña cueva cercana a la ermita de la patrona, que aún hoy día se conserva y es visitada por muchos de sus fieles.
Hay unos antiguos escritos sobre la vida de Custodio que describen de forma precisa cuando Custodio adquirió gracia; según el anónimo autor fue a los 25 años de edad, en un día de la Ascensión del Señor. Por eso Custodio dejó de pasar desapercibido y empezó a atraer a los más curiosos y al empezar a haber curaciones se hizo más conocido y gente de todas partes lo visitaban.
Tenía varios métodos para curar a la gente: con masajes en las zonas dolidas o les bendecía soplando los pequeños paquetes de papel de fumar que muchos le llevaban y que luego ingerían haciéndolos pequeñas bolitas, o les mandaba a beber agua a una fuente de propiedades milagrosas cercana a su cortijo, y son innumerables las curaciones que se cuentan, aunque todas ellas sin recibir nada a cambio porque todo lo que hacía lo hacía desinteresadamente y rechazaba todo aquello que le ofrecían.
Custodio vivió durante la guerra civil, por lo tanto pasó una muy mala época y también llegó a estar preso en dos ocasiones, la primera fue porque los médicos de Noalejo no veían bien sus funciones de curandero y la segunda se debió a que una mujer dijo ser su hija, pero al final la verdad salió a la luz y se descubrió que todo era una falsa.
También han ido pasando de generación en generación, oralmente, muchos de los hechos de este hombre, uno de ellos es que una vez lo fue a buscar la guardia civil de Frailes y él les pidió un momento de demora para cambiarse de ropa y los invitó a entrar a su casa y ellos se sentaron a esperar. Al rato cuando Custodio bajó dispuesto a ponerse en marcha y les dijo:
- "Yo ya estoy dispuesto, cuando ustedes quieran".
A lo que ellos le contestaron:
- "Cuando nosotros queramos no, cuando usted quiera".
Se les paralizaron las piernas y no se podían poner en pie. Cuando pudieron levantarse se marcharon y les dijeron al sargento que ellos no iban a volver a ir nunca más a detenerlo.
Hay muchos mas testimonios que lo conocieron y que han recibido alguna curación y bendiciones. Cuando alguien tenía problemas de salud iba a verlo, también lo visitaban personas que no creían en él y que habían hablado mal de su persona, él los recibía igualmente y los trataba como a cualquier otra persona aún sabiendo lo que habían dicho aunque solía hacerles algún comentario de lo que ellos habían dicho anteriormente, por esto todos se quedaban sorprendidos tras la visita.
Murió el 15 de agosto de 1961 en su casa. Varios días antes de su muerte mandó llamar a un cura para que lo confesara y a un médico para que certificara que estaba bien, para evitar que pensaran tras su muerte que no había sido un fallecimiento natural. Su tumba está en Noalejo, hasta ella lo trajeron a hombros desde La Hoya del Salobral a unos 24 km. aproximadamente. Cuando llegaron a Noalejo con él a hombros bajaron hasta la plaza y estuvieron allí dando vueltas porque no querían enterrarlo hasta el anochecer. Junto a su tumba se encuentra la de uno de sus hijos, Matías. Y su tumba la comparte con su esposa y otro de sus hijos.

  • Cierto día llegaron a la posada de un matrimonio de Córdoba junto a varias personas más, preguntando por alguien que pudiera llevarlos a la Hoya de Salobral para ver al Santo Custodio. Se ofreció a llevarlos un hombre con sus dos mulos. Tardaron 2 horas o quizás más cuando llegaron se acercaron a la casa del santo, el hombre que se asomó era bajito, regordete y con una sonrisa en los labios le dijo: "no puedo recibirlos porque esta gente viene en plan de juerga, diles que vuelvan a Noalejo que en ese plan no recibo a nadie, os echaré la bendición desde la ventana y marchad en paz". El Santo Custodio no dijo nada más tan solo se metió otra vez en casa, el hombre que acompañó al matrimonio no sabía por qué el santo les había dicho eso, pero hoy ha comprendido que el santo sabía quien iba por razones serias y quien no, sin ni siquiera ver a su visitante.
  • Estando un señor enfermo, deciden ir a visitar al santo. Salieron muy temprano y pasaron pronto por el cortijo de la cruz y allí se encontraron con un buen amigo suyo, el dueño del cortijo. Este los paró y les dijo que subieran a desayunar, pero ellos se negaron porque no querían entretenerse y a pesar de que era su amigo siguieron su camino. Cuando llegaron el santo los recibió con mucho cariño y estuvo viendo al enfermo hasta ya llegada la tarde donde el Santo Custodio les dijo: "Deberíais iros ya si queréis llegar al pueblo antes de que anochezca, porque en el camino de vuelta a casa el hombre que os habéis encontrado antes os está esperando y deberíais subir al cortijo con él". Se quedaron confusos porque no le había contada nada de aquel encuentro con su amigo y de llegar al pueblo con sol. Ya regresando efectivamente volvieron a encontrarse con su amigo que allí les esperaba, después de mucho insistir consiguió que subieran al cortijo para ver a su familia. El tiempo pasó volando y después de pasar un buen día decidieron regresar al pueblo y aún tenían tiempo de sobra antes de que anocheciera.
  • Fue un señor que llegó a Noalejo a comprar ganado y le dijeron tenían que ir a la Hoya del Salobral a por el mismo. Entonces el hombre que tenía que comprar el ganado le dijo: "Si me dices que teníamos que ir a la Hoya del Salobral hubiera comprado una caja de pasas para llevarle a Santo Custodio". Mientras tanto ellos continuaron hablando por el camino. Antes de comprar el ganado hicieron una visita a Santo Custodio, y este les dijo: "Mira a mí no me tienes que traer nada", y les estuvo diciendo todo lo que habían hablado por el camino. Los hombres quedaron sorprendidos y Santo Custodio continuó diciendo: "Lo que tienes que hacer es irte para Málaga, que tu mujer te espera de pie". Cuando llegó a su casa encontró a su mujer de pie esperándolo, ya no estaba inválida. Santo Custodio de nuevo había hecho un milagro.
  • Era un médico especialista famoso de Madrid que tenía una hija que estaba enferma, la llevó a varios especialistas y todos le dijeron lo mismo que no tenía solución. Escuchó de sus pacientes comentarios sobre Santo Custodio y decidió llevarla como última solución. Viajó a la Hoya del Salobral donde vivía el Santo, cuando llegaron a su casa  les dijo que no tenía ninguna enfermedad. Solamente les mandó que salieran a la puerta que había una fuente y que bebiera 3 vasos seguidos de agua. Todo fue un gran milagro que la muchacha sanó de su enfermedad. El médico junto a su hija visitaban todos los años a Santo Custodio. Después de fallecer siguieron yendo a la tumba situada en el cementerio de Noalejo. En la actualidad el médico ha fallecido, pero su hija sigue visitando la tumba del Santo que le curó de su mal.

viernes, 13 de marzo de 2020

OVNIS: El caso de Próspera Muñoz

Próspera y Ana, 2 niñas de 7 y 11 años respectivamente, ven cómo un objeto discoidal se sitúa, a plena luz del día, en las inmediaciones de una de las ventanas de la casa. De él salen dos seres de entre 1,40 y 1,20 metros de altura, vestidos con trajes blancos ajustadísimos, de cara muy delgada, complexión débil y enormes ojos alargados hacia los laterales, que acaban entrando en la casa y entablando una conversación -bastante anodina, por cierto- con las niñas.
A partir de ese momento Ana, la mayor de las dos hermanas, no recuerda prácticamente nada. "Tengo la impresión -afirma en una carta fechada en febrero de 1986 y dirigida al Investigador José Ruesga- como si en aquellos momentos tuviese 24 o 48 en blanco. No sé si se marchó el objeto o si se quedó. Por más que mi hermana intenta que recuerde, no recuerdo nada más". Afortunadamente para nosotros. Próspera ha ido rescatando de su memoria aquellos hechos, rememorándolos con mucha nitidez. Aquellos visitantes, tras pedir un vaso de agua -que nunca llegaron a tomar- e interesarse por las fases de la Luna que aparecían marcadas en un calendario de pared, volvieron a desaparecer, tras asegurar a ambas niñas que regresarían pronto a por una de ellas. Desde su partida, una serie de insólitos acontecimientos rodearon la vida de la familia Muñoz durante los días siguientes: la puerta de la despensa se bloquea, los alimentos se pudren en su interior con inusitada rapidez, como afectado por algún tipo de radiación y los extraños seres acaban apareciendo en el cuarto de Próspera para llevársela a bordo de un OVNI estacionado, en plena noche, sobre un gran campo de olivos.
Una vez dentro le enseñan, a través de una especie de gran "pantalla de cine", escenas cotidianas de Próspera y su familia tal y como -al parecer- fueron recogidas por los tripulantes de aquel OVNI días atrás. Como sucede en tantos otros casos de abducción, a Próspera la tumban sobre una camilla y realizan sobre ella una serie de análisis médicos que concluyen con una especie de operación quirúrgica en la que le es insertado una especie de "microcápsula" en la base del cuello... Y después, más de 3 décadas de silencio.

"Por ello, me dispongo a escribir con el ánimo de aclarar y desmitificar lo que se ha dado en llamar 'el despertar de la conciencia', que aparentemente se suele dar en todos los testigos de encuentros cercanos con OVNIs".
"Empezaré por mí misma. Se me ha preguntado en infinidad de ocasiones cómo ha cambiado mi vida a raíz de mi experiencia de abducción, y siempre me he visto en la obligación de aclarar que la palabra cambio no es la más adecuada para describir mi propia transformación interna. Cambiar significa mudar o alterar, dando la impresión de que el proceso es algo instantáneo, cuando no creo que sea nunca así. La personalidad del testigo de un encuentro cercano no se altera de un día para otro por el solo hecho de su vivencia OVNI. Por ello creo que, en estos casos al menos, encajaría mejor la palabra evolución, ya que da una idea, más acertada, de cambio lento, progresivo y constante".
"Resulta difícil expresar con palabras todas las etapas por las que he ido pasando en mi evolución particular. Mis dudas, mis búsquedas, descubrimientos, situaciones conflictivas o mis encuentros con gentes de todo tipo han influido drásticamente en mi forma de ser con el paso de los años".
"Sin duda la etapa más difícil de asumir fue la primera. Cuando comencé a recordar mis experiencias OVNI de la infancia, me costó mucho entender los "porqués" de todo aquello que se presentaba en mi memoria como algo indudablemente real. El primer paso, por tanto, fue pedir ayuda para entender qué es lo que me pasaba. Acabé encontrando a Antonio Ribera i Jordá, del que me constaba su seriedad y buen hacer en el campo de la investigación OVNI. Gracias a él supe que había más gente en el mundo que decía haber tenido encuentros de las mismas características que el mío, descubriendo -de golpe- que no estaba sola en esta situación".
"En 1983, de la mano de Antonio Ribera, asistí a un congreso ufológico en Ciudad Real y a una nueva conferencia sobre OVNIs en Madrid, en 1985. A raíz de ofrecer mi testimonio públicamente en esos foros, diversos investigadores se fueron acercando a mí, al tiempo que lo hacían otros curiosos e interesados en el tema OVNI. Fueron ellos los que me ayudaron en mi búsqueda, enriqueciendo mi vida y dándome puntos de apoyo para comprender lo que me pasó hacia 1947".
"Fui, de esta forma, poniéndome al día de otras corrientes dentro de la ufología que ofrecían supuestos mensajes recibidos de entes ligados a los OVNIs. Mensajes que han generado pueriles ideas de "elegidos", catastrofismos y mesianismos sin sentido. Y es por ello que, tras conocer toda esa información, no tuve otro remedio que sublevarme y tratar de devolverles a 'ellos' su dignidad".
"Después de todos estos años creo que lo único que pretenden estas entidades es estimular la evolución que se nos está estimulando 'desde fuera' para incrementar nuestro aprendizaje. Y les doy toda la razón".
"Hay mucha gente que espera de nosotros que en cierto momento seamos protagonistas de alguna acción llamativa bajo las directrices de 'ellos'. Sin embargo, creo que esto no es así. Cuando llegue el momento de la acción cada uno de nosotros actuaremos a nuestro modo y manera, según nuestra forma de ser y en el campo que nosotros elijamos. La idea de que los extraterrestres nos han impuesto una misión determinada me parece -sinceramente- poco respetuosa para con nuestro libre albedrío".
"Y es que he de reconocer que en todo este proceso mi personalidad sigue siendo, básicamente, la misma. Aunque justo es reconocer que se ha potenciado para bien en muchos aspectos, gracias al apoyo de mi familia, de la credibilidad que me otorgaron algunos investigadores, de las enseñanzas de algunos amigos y de mi acercamiento a temas trascendentales. Conviene, por último, aclarar que ese 'despertar de conciencia' no es sinónimo de un despertar de facultades paranormales, pues considero que éstas sólo son un atisbo incontrolado de las tremendas posibilidades creativas que tiene nuestra mente. Sí creo, en cambio, que 'ellos' nos estimulan a desarrollar esas facultades no sólo a mí, sino a todo el género humano. Al fin y al cabo, 'ellos', en todo mi proceso, no han sido más que el acicate para mi desarrollo interno, y el trampolín para dar a conocer su existencia al gran público".
"Vengan del plano que vengan (otro planeta, una dimensión paralela o cualquier recóndito lugar de mi cerebro), merecen todos mis respetos y agradecimiento, ya que me obligaron a dar un gran paso en el camino de mi propia evolución personal".

Durante décadas sólo la ufología europea hacía claras distinciones entre los casos de contacto y los de abducción. En los primeros, los testigos describían sus relaciones -por lo general continuadas y llenas de experiencias complementarias- como entidades extraterrestres que deseaban transmitir a la Humanidad alguna clase de mensaje a través de su interlocutor en la Tierra, en este caso el propio contactado. Por contra, las abducciones presentaban el aspecto más dramático del rompecabezas OVNI, y mostraban episodios en los que el sujeto era introducido, aun en contra de su voluntad, al interior del OVNI para ser experimentado a conciencia y ser reintegrado a la sociedad con un lapso importante de "tiempo perdido". A ojos de cualquier hábil observador del escenario OVNI ambos fenómenos parecían ser las dos caras de una misma moneda.
Sin embargo, lo que hasta hace poco tiempo los investigadores eran capaces de clasificar en diferentes archivos, en los últimos años se ha convertido en un ejercicio harto difícil. Contactados como Sixto Paz reconocen ahora haber sido sometido a operaciones quirúrgicas similares a las vividas por los abducidos. Presentan ya extrañas cicatrices sobre sus cuerpos, atribuibles a esas intervenciones e incluso aseguran haber sido objeto de "implantes" por parte de sus contactadores. Por contra, los absucidos comienzan a condesar extrañas "misiones" recibidas de los extraterrestres, cosa que -hasta hace pocos años- parecía ser sólo del dominio de los contactados. Es el caso, por ejemplo, de Betty Andreasson (de nombre real Betty Ann Luca) quien dedujo de sus vivencias que había sido abducida para informar a todo el mundo de la existencia real de los extraterrestres. Lo que comenzó como un episodio de abducción ha ido tomando matices contactistas a medida que los "guardianes" o los "extraños" -como indistintamente llama Betty a sus visitantes- iban reapareciendo una y otra vez. Es también el caso de los famosos visitantes de dormitorio, que reaparecen  una y otra vez en la alcoba del testigo, llegándose a establecer cierto vínculo de "amistad", si es que podemos denominarlo así, entre testigo y visitante.
En definitiva, la ufología está perdiendo progresivamente sus formas puras, haciendo que -como afirman John Spencer y Hilary Evans en un estudio comparativo entre abducidos y contactados- "el factor crucial de los informes es que cada caso es único. Esto en sí mismo es razón para sospechar que el fenómeno 'externo' tiene un significado 'interno' específico para el testigo individual". Es decir, que a pesar de que pueda haber un fenómeno externo en los casos de abducción y de contacto que pueda ser idéntico, es el testigo el que al narrar su caso tergiversa la objetividad de su experiencia transformándose indistintamente en "contactado" o "abducido".
Lo cierto es que los ufólogos más brillantes comienzan a sospechar que ambos calificativos son sólo etiquetas para un mismo fenómeno, y que no hacen sino complicar las cosas y ralentizar un análisis más clarificador de la problemática OVNI.

Desde que el Dr. Simon "construyó" la abducción del matrimonio Hill, han sido centenares las personas que afirman haber vivido episodios de secuestros por extraterrestres.
Cierto es que existen casos aparentemente anteriores a 1961. Sin embargo, el episodio de los Hill fue fuente de inspiración de ufólogos y testigos que, tras conocer dicho caso, "recordaron" sus respectivos raptos.
En el libro escrito por Antonio Ribera Secuestrados por los OVNIs, se parte de un centenar de casos como muestreo válido para enfrentarse al fenómeno abducción, resultando que ya ese mismo término es sumamente tendencioso. Abducción, sinónimo jurídico de rapto o secuestro, ha sido asimilado por los ufólogos que definen tal concepto como la experiencia habida en el interior de un OVNI por parte de una persona capturada por agresivos alienígenas. Sin embargo, lo cierto es que la agresividad de los supuestos captores sólo aparece de forma manifiesta en un 25% de los casos. En los restantes los testigos describen una actitud de aséptica indiferencia, cuando no marcadamente amistosa.
Tanto es así que en muchas ocasiones la experiencia no se limita a un solo episodio de rapto, sino que el abducido protagonizará otras experiencias OVNI posteriores. Así, al menos un 25% de los "secuestrados" afirmaron haber tenido posteriores encuentros OVNI, y de ellos no menos de un 15% terminarían recibiendo "mensajes" y pasarían a engrosar las filas de los "contactados".
Algunos casos tan célebres como el de Charles Hixkson, o la mismísima Betty Hill, serían ejemplos significativos.
A esta evolución de "la abducción al contacto" ayuda el hecho de que el arquetipo "extraterrestre bueno-guapo" y "extraterrestre malo-feo", puede aparecer en estos casos entremezclada. Más de un 12% de los abducidos describen tripulantes de diferente tipología durante sus supuestas experiencias en el interior de los OVNIs. Y si ben es cierto que existen relatos donde los captores agresivos son tripulantes altos y rubios (tipo adamskiano) y los "hermanos cósmicos" transmisores de mensajes son pequeños humanoides macrocéfalos, no es menos cierto que estos casos son la excepción de la regla. Así, cuando en el interior de la supuesta nave, el testigo ve humanoides macrocéfalos, junto con seres altos y de aspecto nórdico, no ha de extrañarnos que, tras haber asumido los supuestos ETs apuestos el papel benigno, el abducido protagoniza posteriores episodios de contacto post-rapto. Esta especie de "síndrome de Estocolmo cósmico" transforma al secuestrado en una suerte de "Patty Hearst ufológico" al comenzar a sentirse como un afortunado "escogido" entre el grueso de los mortales, sufriendo en casi todos los casos un "cambio de conciencia", o a lo menos una transformación en su forma de ver la vida. Por ello la abducción y el contacto no son sino la cara y cruz de una misma moneda.
Pese a todo esto, la mayor parte de los ufólogos continúan asimilando el concepto de abducción a rapto violento, manipulando un poco tendenciosamente el mismo, y pretendiendo, como siempre, hacer el fenómeno OVNI "a su imagen y semejanza".
No es de extrañar por tanto que, frente a la postura que asumen los procontactistas de asimilar a los ETs como los "nuevos ángeles", estos investigadores vean en los mismos ETs a los "nuevos demonios".
Sin embargo, el mito del rapto está presente en todas las culturas desde tiempos inmemorales. Desde los aquelarres de las brujas, hasta la Santa Compaña gallega, pasando por el Magonia de las Hadas, los Zobop haitianos, los "vuelos chamánicos" o el arrebato de Elías, en todas las culturas se recoge tradicionalmente algún tipo de rapto de los mortales por parte de otras entidades.
Sin embargo, identificar tales episodios, de forma literal, con las actuales abducciones, es sumamente delicado, ya que cada tradición surge en un contexto cultural, cronológico y social determinado, utilizando unos arquetipos que varían con los años. Por eso los íncubos y súcubos medievales no son iguales a los actuales "visitantes de dormitorio", aunque quizás estén hechos de la misma esencia. Pese a la infinidad de "pruebas" que presentan los abducidos para demostrar objetivamente sus subjetivas experiencias (fotos o filmaciones de las naces o incluso de sus captores; huellas sobre el terreno del aterrizaje; grabaciones magnetofónicas; supuestos implantes alienígenas; otros testigos o evidencias de la presencia OVNI; etc...) sólo los abducidos pueden comprender el inenarrable sentimiento de la experiencia en el interior de los OVNIs. Y, como siempre, sólo el testigo nos permitirá comprender la naturaleza y origen de su experiencia personal, mantiene una estrechísima relación con su mente, receptora y adaptadora de toda percepción sensorial o no sensorial.


Fuente: mundoparanormal.com

jueves, 12 de marzo de 2020

El regreso de Enrique VIII

Enrique VIII murió en 1547, al final de una carrera oscurecida por numerosas acciones de avaricia y crueldad. En el siglo XX un clérigo inglés creyó haber logrado que el espíritu del monarca se arrepintiera.
En 1917 un misionero británico en China leyó por casualidad una biografía de la reina Ana Bolena, segunda esposa de Enrique VIII, que fue ejecutada por adulterio en 1536. El misionero era William Pakenham-Walsh, más tarde canónigo de la catedral de Peterborough. Al principio se interesó por la vida de Ana pero, gradualmente, se sumergió en el tema que pronto se transformó en la pasión de su vida. Cuando volvió a Inglaterra decidió rescatar la reputación de "una reina que había sido muy mal comprendida", pero pronto se vio arrastrado por los sufrimientos de Enrique VIII después de su muerte, tal como lo contaban algunos médiums muy conocidos.
Las experiencias de Pakenham-Walsh están narradas en el libro "A Tudor Story", publicado en 1963, 3 años después de la muerte del autor a los 92 años. Es una historia extraña y conmovedora. La sinceridad, la integridad y la simplicidad del clérigo son palpables. Carecía de poderes psíquicos. Era un hombre bondadoso y sencillo a quien gustaba ir en bicicleta y hacer excursiones a pie. Pero en las sesiones se saltaba todas las reglas posibles, suministrando información por anticipado y "orientando" al médium de varias maneras. Pese a todo, a causa de su coherencia interna, de ciertas pruebas circunstanciales y de la decisión del clérigo, el libro constituye una curiosa e importante aportación a la literatura psíquica.
En agosto de 1921, Pankenham-Walsh conoció a una tal señora Clegg, una médium, en casa de su hermana. La primera sesión fue el modelo de las muchas que seguirían durante los 12 años posteriores, con otros médiums: una mezcla de "orientaciones" ingenuas y lecturas entre líneas del canónigo, y de "pruebas" genuinas pero oscuras. El espíritu de un anciano de cabellos blancos que se  apareció a la señora Clegg fue tomado por el canónigo por el padre de Ana Bolena; una vaga descripción  de su hija "con buenas manos, más bien llenita" era, según dijo "una perfecta descripción de lady Ana" (a pesar de que Ana tenía 6 dedos en una mano).
Sin embargo, parte de la información quedó confirmada tras una investigación. La reina Ana Bolena sí había tenido 5 hermanos, cuyos nombres citó correctamente la señora Clegg, y se había peleado seriamente con su hermana Mary, como había dicho la médium. Pero entonces, Pakenham-Walsh cometió el grave error de comunicar a la médium quién era el espíritu... y de asistir a otras sesiones después. Un terminó cuando la señora Clegg le dijo que Ana preveía que "le ofrecieran una parroquia con copos de nieve e irá allí con narcisos". Poco después, Pakenham-Walsh fue destinado a la parroquia de Sulgrave, en Northamptonshire, alfombrada de copos de nieve en su primera visita y inflamada de narcisos cuando se fue a vivir allí. El jardinero dijo que ·no había visto nada igual en 40 años".
Si Ana Bolena hubiera limitado sus "visitas" a la señora Clegg, la historia podría haber quedado así. Pero en diciembre de 1922, Pakenham-Walsh recibió una carta de la señorita Eleanor Kelly, una psíquica cristiana. Decía que en su sesión diaria de escritura automática había recibido un mensaje que mencionaba al canónigo y a Frederick Bligh Bond, otro psíquico famoso. Añadía: "De vez en cuando he tenido algunas comunicaciones con almas que murieron en el mismo período que Enrique VIII y me interesa mucho la referencia (en su manuscrito) a él y a lady Ana, así como la necesidad... de perdón por parte de ella y de reparación por parte de él".
Más tarde recibió otro mensaje, esta vez de "Alwyn", que fue un Thane de Sussex". Explicaba la tarea a realizar.
De la misma manera que todos quienes intervienen íntimamente en las vidas de otros deben suprimir todo cuanto impide su unidad, asó esas dos almas deben ser limpiadas, cada una por sí sola, y cada una en unión con la otra, antes de que puedan tomar sus lugares en la gran estructura del Cuerpo de Cristo. Ana todavía debe dejar caer alguna sombras antes de que su visión sea clara; él, Enrique, apenas está empezando a sentir una vaga conciencia de su necesidad de quedar limpio.
Con esa finalidad, el señor Bond arregló lo necesario para que el canónigo conociera a una de las médiums más famosas de su tiempo, la señora Hester Dowden en su casa de Chelsea, en Londres. La sesión fue escritura automática, y la palabra "Catalina" apareció varias veces. Después, el lápiz escribió: "Quiero que ayude a alguien que necesita ayuda de su mundo". Obedeciendo instrucciones, se trasladaron a una casa próxima, donde podría hacerse un mejor "contacto". Allí el lápiz de la señora Dowden voló con violencia por su bloc: "Estoy aquí - ENRIQUE REX". El canónigo creía haber logrado un contacto con el rey a través de Catalina de Aragón, su primera esposa.
Usando a la señora Dowden como amanuense, el señor Bond y la señorita Kelly hablaron con el monarca. Cuando se le preguntó si sabía que estaba muerto, Enrique replicó: "Sí, lo sé, Ha sido una pesadilla... Quiero que me diga exactamente qué ha pasado y por qué estoy aún en un lugar oscuro. Me siento como si estuviera de vuelta en la Tierra". Dijo que su hija Isabel (cuya madre fue Ana Bolena) no significaba nada para él. Cuando le dijeron que había sido una gran gobernante, contestó ácidamente: "No lo esperaba de la hija de su madre". Cuando se le recordó que el derecho divino de los monarcas no tendría ningún peso el día del Juicio Final, Henry tronó: "No lo escucharé. Eres un tonto. En mis tiempos lo hubiera hecho ejecutar". La información de que, en ese momento, el rey de Inglaterra era Jorge V causó otro estallido: "No me importa. Eres un granuja; un bellaco de taberna que se burla de mí porque estoy a su merced". Oscilando entre la autoconmisetación y los estallidos de ira, asintió finalmente a orar pidiendo perdón, pero añadió: No rezaré aquí. Un rey reza solo".
Enrique parecía estar viviendo un gran conflicto interno a causa de sus acciones como rey. Parecía necesitar perdonar y ser perdonado por otras almas de su tiempo, como el cardenal Thomas Wolsey y su tercera reina, Jane Seymour. Los historiadores creen generalmente que fue su esposa favorita, pero el espíritu del rey vociferó que la detestaba. El odio parecía ser el principal obstáculo para su progreso espiritual. Por lo tanto, el canónigo se alegró mucho cuando él y las médiums lograron la reconciliación de los espíritus de Enrique y Jane.
De sus 6 mujeres, fue la primera, Catalina de Aragón, la que le reclamó como esposo y escribió, a través de la señorita Kelly: "EL amor lo está guiando a lo largo del difícil sendero cuesta arriba". Pero resulta claro que el deseo de Enrique de ser guiado se acentuó cuando Pakenham-Walsh le dijo que si se arrepentía de sus pecados se reuniría con sus hijos, Enrique, que murió a las 6 semanas de vida (pero que, según se dijo, había crecido en la otra vida) y Eduardo, que reinó de 1547 a 1553.
El gran día del canónigo fue el 24 de junio de 1933, cuando, acompañado de dos médiums, la señora Heber-Percy y la señora Theo Monson, se halló en "presencia" no sólo de Enrique y sus esposas, Wolsey, Tomás Moro, Isabel I y otros personajes históricos, sino de los espíritus de sus propios hijos, Helen y Willy. Enrique deseaba que se hiciera público que se arrepentía de sus malas acciones. Ana Bolena añadió que "el manuscrito (de A Tudor Story) es una de las escaleras desde aquí hasta usted, y desde usted a nosotros, por la que muchos podrán trepar hasta la verdadera sabiduría". El canónigo bendijo a los presentes, visibles o invisibles, y los visitantes se marcharon.

Si uno cree que el alma sobrevive a la muerte y que hasta el hombre más malvado puede obtener apoyo para progresar en la otra vida, entonces el honesto e infantil canónigo parece el más indicado para "rescatar" al arrogante Enrique.
Pero, para los críticos, resultará muy fácil echar abajo la historia. Aunque ninguna de las médiums conocía a Pakenham-Walsh anteriormente, ciertamente habrían oído hablar de su obsesión por los Tudor. Un sensitivo podría haber recibido impresiones telepáticas de su exaltación por Ana Bolena. Es natural también que Pakenham-Walsh deseara ayudar a Enrique, un alma torturada en busca de redención. Resulta significativo que Catalina, la primera mujer de Enrique, buscara apoyo terrestre en él. Con toda seguridad, el canónigo consideraba que ella había sido la única mujer legal de Enrique. Aunque varias "pruebas" propuestas por Ana fueron utilizadas por Pakenham-Walsh como demostración de su supervivencia, también podría decirse que sólo probaban su ignorancia acerca de la teoría moderna de la PES.
Ana Bolena dijo en el patíbulo en 1536: "Ruego a Dios que salve al Rey". ¿Será posible que un amable ex misionero fuera elegido, 400 años más tarde, para atender a su plegaria?


Fuente: mundoparanormal.com

miércoles, 11 de marzo de 2020

Criaturas Mitológicas

DRAGÓN

El dragón es probablemente la más famosa de todas las criaturas mágicas, es también de la más difícil de ocultar. La hembra es generalmente más grande y agresiva que el macho, aunque no hay que acercarse a ninguno de los dos salvo que sea un mago hábil y experimentado. La sangre, la piel, el corazón, el hígado y los cuernos del dragón tienen una tasa elevada de propiedades mágicas.








FÉNIX

El fénix es un magnífico pájaro rojo, del tamaño de un cisne, con una gran cola dorada, pico y garras del mismo color. Anida en la cima de las montañas y se encuentra en Egipto, la India y China. El fénix puede llegar a vivir muchísimo tiempo, ya que se regenera, estalla en llamas cuando su cuerpo empieza a decaer y resurge de las cenizas como un polluelo. El fénix es una criatura amable, de las que nunca se ha sabido que matara, y solo come plantas. Como el Diricawl puede aparecer y desaparecer a voluntad. El canto del fénix es mágico: tiene la fama de aumentar el valor a los puros de corazón y de infundir a los impuros. Sus lágrimas tienen grandes propiedades curativas.

GRIFO

El grifo apareció en Grecia. Las patas frontales y la cabeza son las de un águila gigante, el cuerpo y las patas traseras son de león. Al igual que las esfinges, con frecuencia los grifos son empleados por magos para custodiar tesoros. Pese a que estas criaturas son feroces, un puñado de magos virtuosos han llegado a trabajar entablar amistad con alguno. Los grifos se alimentan de carne cruda.








SIRENA

Los primeros habitantes de las aguas fueron dioses y diosas de antiguas civilizaciones, se les atribuye haber enseñado a los babilonios todas las artes y ciencias.
La primera hembra de la especie era una Diosa llamada Atagartis por los sirios y como Decreto por los Filisteos, la conocida imagen de la sirena bella y de larga melena tiene su origen en la edad media, se le describe generalmente sentada sobre una roca, cantando una dulce melodía irresistible, mientras se peina y contempla en un espejo.
Diversas teorías han intentado explicar la obsesión de las sirenas por el acicalamiento, algunos creen que es porque algún artista desconocido al copiar la imagen desgastada por los años lo copió mal; según otra teoría el "peine" podría haber sido en realidad un plectro (una púa usada para tañer un instrumento de cuerda) el "espejo" podría ser posiblemente una lira.

HOMBRE LOBO

Los hombres lobo son licántropos que tienen rasgos de humano y de lobo. Son los licántropos más temidos por su agresividad y su naturaleza malvada. Un hombre lobo tiene 3 formas de licantropía: la de humano, la híbrida entre humano y lobo, y la de lobo.
En su forma humanoide es totalmente indistinguible del resto de los humanos. Su tamaño, inteligencia y demás características son las mismas que las de cualquier hombre.
En su forma híbrida tiene características de hombre lobo. Tiene el cuerpo cubierto de pelo, las piernas más cortas (aunque su tamaño total suele ser unos 30 cm mayor que en su forma humana), la cabeza de lobo, manos de humano y una cola corta. Puede andar a 4 patas o erguido. La forma de lobo es totalmente idéntica a la de cualquier lobo común de gran tamaño, excepto por sus ojos, que brillas en la oscuridad. Los hombres lobo viven en manadas de unos 6 o 7 miembros.

NINFA

Las ninfas son seres mágicos procedentes de las fuerzas de la naturaleza. Su creación es simple; la esencia natural de ninfa crea un cuerpo y lo "habita". Este cuerpo es siempre el de una mujer de enorme atractivo y encanto. Tiene su propio lenguaje musical.
Una ninfa tiene la apariencia de una mujer siempre joven y de gran belleza. Es muy inteligente, y de mente rápida e ingeniosa. Cualquier animal que esté cerca de una ninfa se acercará para ser acariciado por ella, sin importarle tener cerca incluso a su peor enemigo. Las ninfas sólo habitan en los lugares más hermosos, palacios de hielo, grutas oceánicas, lagos y arroyos cristalinos, y los más maravillosos bosques.




QUIMERA

En la mitología griega, Quimera (en griego antiguo Khimaira, que significa animal fabuloso; latín Chimaera) era un monstruo horrendo, hija de Tifón y de Equdna, que vagaba por las regiones de Asia Menor aterrorizando a las poblaciones y engullendo rebaños y animales. Fue madre de Ortro, de la Esfinge y el León de Nemea.











HIDRA

La Hidra es un monstruo gigante que tiene apariencia reptiliana y múltiples cabezas.
Las hidras tienen un color pardo, y el vientre entre amarillo y blanco. Su apariencia es la de un reptil, con los ojos de color ámbar y dientes muy afilados. El número de cabezas es variable, pero suele estar entre 5 y 12. Miden unos 10 metros de largo.
Son seres carnívoros, con una inteligencia normal o baja, lo que dificulta que puedan ser entrenadas. Además son seres solitarios y no les gusta agruparse con otros de su especie.







ELFO

Un elfo se mueve con gracia y delicadeza, y de un modo tan sutil y silencioso que a veces es imperceptible su presencia. Este hecho les permite seguir con sigilo a un enemigo al que quieren espiar, o realizar un ataque por sorpresa. Un elfo puede resultar prácticamente invisible en un bosque. Los elfos tienen desarrollada la infravisión, por lo que no les resulta difícil moverse en la noche o por bosques donde no entra la luz solar. Son grandes conocedores de los bosques, en los que habitan, y sus ropas en tonos verdes les permiten camuflarse en el bosque según su necesidad. Es famosa la habilidad de los elfos con el arco. Son entrenados desde pequeños, y aunque también dominan la espada corta y larga, es con el arco con lo que un elfo combate eficazmente. Su agilidad les permite lanzar una flecha y moverse rápidamente para un nuevo disparo.

HIPOCAMPO

Originario en Grecia, el hipocampo tiene cabeza y los cuartos delanteros de un caballo, mientras que el resto de su cuerpo está formado por las aletas posteriores de un pez gigantesco. Aunque la especie vive generalmente en el Mediterráneo, la gente del agua capturó un excelente especimen azul roano a cierta distancia de las costas de escocia en 1949 y después lo domó. El hipocampo pone huevos grandes y semitransparentes en los cuales puede verse a través de él.

MINOTAURO

Los Minotauros son inmensos humanoides con cabeza y cola de toro, muy fuertes y musculosos. Su creación es desconocida, aunque se sospecha que fueron creados por una maldición. La naturaleza de un minotauro es más próxima a la de un animal que a la del hombre, son menos inteligentes que los humanos, pero tienen los sentidos más agudos. Tienen muy desarrollado el olfato y la infravisión, y son además seres muy astutos. Los minotauros son siempre machos y se reproducen con mujeres humanas. Su vida media está en torno a los 200 años. Su alimentación es carnívora y tienen preferencia por la carne humana.
Son enemigos naturales de los Gnolls, aunque atacan a cualquier intruso son ningún miedo. Pueden atacar de dos formas: a los seres pequeños con mordedura, y a los más grandes mediante embestida con la cabeza, ésta última en su forma más poderosa de ataque. También se pueden ayudar de un gran hacha.

MEDUSA

En la mitología griega, Medusa era un monstruo ctónico femenino, que convertía en piedra a aquellos que la miraban fijamente a los ojos. Fue decapitada por Perseo, quien después usó su cabeza como arma hasta que se la dio a la diosa Atenea para que la pusiera en su escudo, la égida. Desde la antigüedad clásica, la imagen de la cabeza de Medusa aparece representada en el artilugio que aleja el mal conocido como Gorgoneion.










MANTÍCORA

La mantícora es una bestia griega sumamente peligrosa. Posee la cabeza de un hombre, con 3 hileras de dientes afilados; el cuerpo de un león, color rojizo; y la cola de escorpión llena de dardos venenosos que dispara a voluntad, y pueden alcanzar a la víctima en un radio de 30 metros. El desgraciado que reciba el impacto de uno de esos dardos, morirá rápidamente a la acción del veneno. La mantícora es conocida por canturrear suavemente mientras devora a su presa. Comedora sin remilgos, la mantícora devoraba a sus víctimas enteras, piel, huesos, ropa y pertenencias incluidas.

CENTAURO

El centauro es un ser con cuerpo de caballo y el torso, brazos y cabeza de hombre. Habita en equilibrio con la naturaleza, así que sólo caza lo que necesita para vivir y si tala un árbol, planta otro. Suelen ser encontrados en prados, claros y bosques de hoja caduca. Son muy sociables con otras especies del bosque.
Son conocidos por sus habilidades con la lanza y con el arco, aunque también pueden usar garrotes y escudos a la hora de la lucha. Son seres de gran fuerza, sobre todo por su parte animal, esta parte de caballo les permite cocear, pisotear y cargar con lanza.
Su sociedad está formada por los centauros guerreros, miembros de la tribu, y al menos un sacerdote, que será considerado líder.
Es famosa su afición por el vino, que les transforma en seres desagradables y algo toscos, incluso agresivos.

ESFINGE

La esfinge egipcia tiene una cabeza humana en un cuerpo de león. Durante más de mil años ha sido usada por magos y brujas para cuidar valiosos y secretos escondites. Sumamente inteligente, la esfinge deleita con sus acertijos y enigmas. Por lo general, solo es peligrosa cuando lo que custodia es amenazado.
Una esfinge es un ser con cuerpo de león y cabeza humana ataviada con tocado de los dioses. Está presente en varias de las mitologías clásicas. En la mitología egipcia la esfinge es una estatua masculina, con cuerpo de león, el torso de un hombre, y a veces con alas. Las cabezas humanas eran representaciones de reyes. Una de las esfinges más admiradas es la que se le atribuye al rey Khaf-Ra, y se trata de una representación de la cara de este rey y el cuerpo de un león tumbado.

NAGA

Las nagas son serpientes semidivinas hindúes con cara humana. Solían encontrarse como serpientes de agua en una región acuosa de Pakistán. Son seres de gran encanto, lo que les hace muy poderosas sin necesidad de recurrir a la violencia.
En la mitología fantástica encontramos más tipos de nagas, aparte de la naga acuática. Son seres de sangre fría que poseen bonitas escamas y ojos grandes y brillantes, casi luminiscentes, y que pueden medir de 3 a 6 metros. Las nagas son extremadamente inteligentes, sabias y pacientes. Son capaces de pasar horas inmóviles o mverse rápidamente cuando es necesario. Descansan en un estado semiconsciente por lo que son muy difíciles de sorprender. Habitan en clima cálidos. No suelen alejarse de sus guaridas, que son agujeros profundos o alguna ruina oscura. Preparan en su territorio trampas para los intrusos, a los que primero atacan con magia, y si se les agota, atacan con su mordedura venenosa.

SÍLFIDE

Las sílfides son semihumanas voladoras de gran belleza. Están emparentadas con las dríadas y las ninfas.
Físicamente, una sílfide tiene la apariencia de una elfa o una humana, muy bella y de rasgos delicados. Tiene alas de libélula y son transparentes o con manchas iridiscentes. Sus cabellos son largos y del color típico de una humana, aunque también pueden ser azules, verdes o violetas.
Son seres neutrales, de carácter amigable. Mantienen el aspecto juvenil durante toda su vida. Hablan en un lenguaje musical, propio de los seres mágicos con los que están emparentadas.






ENANOS

Cuenta la leyenda que Eulé, un herrero deseoso de tener hijos a los que entregar sus conocimientos, talló a 7 enanos con tierra y piedra. Les dio forma de seres bajos y fuertes. En la mitología fantástica los enanos son seres obstinados y orgullosos, pertenecientes a una raza noble de semihumanos. Son enemigos de trolls, orcos y gnomos, así como de toda criatura malvada. Han aprendido a hablar varias lenguas, entre ellas la común y la de algunos de sus enemigos.


TREANT

Un treant es un híbrido entre hombre y árbol, con una piel formada por una gruesa corteza marrón que le hace casi indistinguible de los árboles. Su carácter es tranquilo, pero se puede volver peligroso si se le enfurece. Odias el fuego debido a su piel de corteza.
Sus brazos están formados por ramas y sus pies encajan como un tronco de árbol.
Tienen también largas hojas que cambian de color durante el invierno, aunque rara vez se caen. Miden entre 4 y 5 metros.
Un treant es un ser inteligente que habla varios lenguajes a parte del suyo propio, además tiene otras habilidades como al de animar árboles y mantenerlos bajo su control. Los treant viven en comunidades pequeñas entre los bosques, y no suelen revelarse mientras se hallan en un bosque, aunque se enfurecen si se enciende fuego cerca de ellos o, simplemente, alguien pasa con un hacha. A pesar de este hecho, un treant tiene una naturaleza pacífica.


ARPÍA

Una arpía es una mezcla entre mujer y buitre. La parte inferior de su cuerpo y las alas son de buitre, y el torso y la cara de mujer, con concreto de una bruja.
Su pelo es grueso, duro y enmarañado, como un estropajo y tiene los dientes podridos. No suelen llevar ropas, y siempre están envueltas en un fétido olor. Son seres tan sucios que infectan a otros seres al atacarles con sus garras.
Su lenguaje se basa en una especie de gritos y cacareos muy desagradables. Sin embargo, las arpías cantan una canción mágica, capaz de hechizar a todos los humanos y semihumanos que la oyen. Esta canción la usan cuando se ven atrapadas o cuando quieren atraer a viajeros ocasionales hasta su guarida.
Se deleitan molestando a otros seres y animales, son embargo son bastante cobardes, sobre todo si se encuentran solas, por lo que suelen huir con frecuencia. A pesar de ello, son muy vengativas y pueden seguir a un enemigo durante kilómetros.
Sus guaridas están situadas en la línea de la costa, y suelen ser cuevas un poco profundas, tan sucias que  ningún animal se atreve a acercarse. En ellas suelen guardar algunos tesoros que mezclan con toda la suciedad. Estas guaridas albergan a unas 10 o 12 arpías.
Las arpías pueden colaborar esporádicamente con humanos o semihumanos ejerciendo de espías.

CÍCLOPE

Los cíclopes son gigantes cuyo origen se encuentra en la Mitología Griega. Son seres muy fuertes, robustos, tercos y de emotividad abrupta. Tienen un solo ojo, de gran tamaño, situado en el centro de la frente. A este ojo se le atribuyen poderes especiales, ya que es capaz de desintegrar casi cualquier cosa con una mirada. Según la mitología griega existen dos generaciones de cíclopes; la primera generación fue la formada por 3 hermanos, que han sido llamados los "Artesanos Principales".
La segunda está formada por un grupo de cíclopes que vivían en Sicilia. La primera generación de cíclopes estaba formada por 3 hermanos; Arges, Brontes y Steropes. Estos 3 cíclopes eran junto a los titanes y los gigantes de las 100 manos, los hijos de Gaia y Urano. Eran herreros que construyeron el Olimpo de los Dioses, ya que eran muy aptos trabajando el metal. También forjaron el rayo de Zeus. Urano, que odiaba a sus descendientes, mantuvo a los cíclopes presos en el interior de Gaia (la diosa Tierra) hasta que fue abatido por otro de sus hijos: Cronus. Cronus temía el poder de los inmensos cíclopes así que los volvió a encerrar. Zeus rescató a los cíclopes y éstos con sus rayos ayudaron a Zeus a vencer a los Titanes. La segunda generación de cíclopes eran los descendientes de Poseidón. Estos cíclopes eran unos seres gigantes que vivían en Sicilia, bajo ninguna ley. Uno de ellos, Polifemo, es uno de los protagonistas de la Odisea de Homero.
Estos cíclopes no poseían la habilidad para la metalurgia que tenían sus antecesores. Se dedicaban al pastoreo.

OGRO

Un ogro es una criatura humanoide y fea de la mitología de muchos países. También se les suele mencionar en cuentos de hadas, en los que suelen alimentarse de personas, especialmente niños. Se les suele representar con una gran cabeza, mucho pelo hírsuto, normalmente barba abundante, abultada panza y cuerpo fornido, normalmente la gente se refiere a otras personas de mal carácter con el término "eres un ogro" o "que verde que eres", también se les dice ogros a la gente con voz muy grave.


DOXY

La doxy es a menudo confundida con un hada, pese a que se trata de dos especies bien distintas. Como el hada, posee una diminuta figura humana, si bien la de la doxy está cubierta por un tupido pelaje negro, y tiene otro par más de piernas y brazos. Sus alas son gruesas, convexas y brillantes, muy parecidas a las de un escarabajo. Las doxis se encuentran por todo el norte de Europa y de América, pues muestran predilección por los climas fríos. Cuando llega la época de la puesta, cavan un hoyo y depositan hasta 500 huevos, luego, los entierran. Los huevos eclosionan a las 2 o 3 semanas. Las doxis tienen 4 filas de dientes afilados y venenosos. En caso de mordedura es necesario tomar un antídoto.

martes, 10 de marzo de 2020

Alice Kyteler: La Bruja más poderosa de Irlanda

La historia de la brujería es muy larga y muy enrevesada, pero aparte de las conocidas brujas de Salem o la bruja de Blair, de la que todos hemos oído hablar de la película, si un nombre ha llegado al día de hoy ese es, Alice Kyteler.
Alice Kyeteler, la primera mujer en Irlanda en ser acusada de brujería, y de la que se decía, ser la bruja más poderosa de todo el país.
Lamentablemente, las leyendas, son eso, leyendas, y todo no es como lo cuentan.
Nació en 1262, hija de un matrimonio de emigrantes normandos, su padre, era un comerciante que gozaba de una excelente posición social, por ello no iba a permitir que su hija se desposara con cualquiera, debía ser, un hombre con una fortuna equiparable a la suya. Y así fue cuando en 1280 logró desposarla con un caballero llamado William Outlaw, un rico comerciante y prestamista, que además era hermano menor de Roger Outlaw, canciller del rey de Irlanda, lo que lo convertía en el candidato ideal.
En aquellos tiempos, las jóvenes no tenían derecho a elegir, lo que hizo, que la joven Alice, debiera casarse con William Outlaw, quien por aquel entonces contaba con 38 años de edad, 20 más que la joven Alice.
William estaba profundamente enamorado de Alice, todo lo que ella pedía, lo tenía, por ello no es de extrañar cuando Alice pidió tener su propio negocio, que William mandara construir un edificio anexo a su casa, donde establecería una posada, que acabaría siendo la más frecuentada del lugar.
Según escritos de la época, Alice era una persona muy deseada por su dulzura y su eterna sonrisa, por ello no es de extrañar que las mujeres del pueblo empezaran a decir que la bella posadera, manipulaba a los hombres, para que estos se gastaran todo su dinero en la posada y le regalaran vestidos y joyas. Pero no contentas con esta acusación, lanzaron otra, que Lady Kyteler era una bruja.
En el pueblo se empezó a escuchar, que Lady Kyteler y sus admiradores practicaban orgías en su posada, en las que participaba Satanás, y en las que sacrificaban a niños recién nacidos. Sin embargo, por más acusaciones que lanzaran contra ella nunca prosperaban.
Al tiempo, ALice Kyteler, dio a luz a un hijo varón al que llamarían William en honor a su padre.
Sin embargo, en los comienzos del año 1300, aconteció un hecho que conmocionó a la población entera: William Outlaw padre falleció en extrañas circunstancias, lo que provocó que, a partir de este hecho, los rumores se volvieran a disparar, aduciendo que William había fallecido de un infarto a raíz de descubrir una colección de objetos de brujería, propiedad de Alice, oculta en el cuarto de su esposa.
Las mujeres solas en aquellos tiempos eran repudiadas por la sociedad, una mujer sola, no podía regentar un negocio, ni hacerse cargo de la economía familiar o hablar con otros hombres, porque si lo hacía, automáticamente, era acusada de un sinfín de barbaridades.
En el año 1300, William Outlaw hijo, ya había sido declarado adulto, y ya se encargaba de los negocios y del patrimonio familiar, sin embargo, Alice necesitaba un apoyo más.
Adam Le Blund, un adinerado prestamista contraería nupcias con Alice, en el año 1302, pero Adam tenía 2 hijas fruto de un matrimonio anterior. Sin embargo, desde el momento que conoció a Alice, sus hijas pasaron a un segundo plano, convirtiéndose Alice en su razón de existir.
En 1302 William hijo, pidió un préstamo a su padrastro de 3.000 Libras para poder financiar su campaña para ser alcalde, prometiendo que se lo devolvería una vez alcanzase el cargo. Pero cuando fue nombrado alcalde, se declaró insolvente, por lo que Adam Le Blund tenía dos opciones: la primera, exigir un pago inmediato, pero a Alice no le gustaría nada que su hijo, fuese considerado un vulgar ladrón, y la segunda, perdonar la deuda, cosa que Alice apreciaría muchísimo. Como podéis imaginar, esto hozo que la última fuese la opción escogida.
A finales de 107, las hijas de Le Blund, pidieron explicaciones al desentendimiento de su padre, pero no hallarían respuesta, pues apenas unas semanas asistieron a su funeral. La causa de la muerte se dijo que fue una descomunal borrachera, pero sus hijas aseguraban que su padre era una persona abstemia, completamente alejada de los malos vicios, aunque de lo que si hay constancia real es de su testamento en el que legaba todo lo que poseía a su amadas esposa Alice.
Por tanto, ahora Alice sumaba 3 patrimonios, el suyo propio, el de su primer marido, y ahora, el de su segundo marido, Le Blund.
Ya no tenía que atender personalmente la posada, porque ahora era atendido por criadas. Además, el negocio era el más concurrido, lo que lo convertía en una gran fuente de ingresos.
Pero las hijas de Adam Le Blund no se quedaron quieras, pidiendo su parte, y acusando a Alice Kyteler de ser una sangrienta asesina. Y aunque efectivamente llegaron a poner la denuncia, a las pocas horas la retiraron... lo que impidió que acudiesen a los tribunales.
En 1309, Alice Kyeteler encontró un nuevo pretendiente, Richard del Valle, un rico terrateniente, y nuevamente, no solo era Alice quien se lucraba con esta unión, sino también su hijo William, quien pidió préstamos a su padrastro, que no pensaba devolver.
Richard del Valle, tenía un hijo biológico, que también se llamaba Richard del Valle, y éste, al igual que ocurrió con las hijas de Le Blund estaba en completo desacuerdo con la relación de su padre con Alice.
Richard del Valle hijo, argumentaba que ella era una mentirosa y que había hechizado a su padre con encantamientos, pero estas acusaciones nunca se llevaron a los tribunales.
Por tercera vez, la historia se repetía, Alice Kyteler contraía matrimonio con un hombre mayor que ella y muy poderoso, apartaba a sus hijos biológicos, y posteriormente heredaba todo cuanto poseía su difunto marido. Pero en esta ocasión Richard del Valle hijo, no se lo pondría tan fácil.
En 1311, Richard del Valle falleció, según documentos oficiales, falleció a causa de una enfermedad desconocida, agravada por un empacho. Tanto la causa de esta muerte como la de su anterior marido, se convirtieron en motivos de desconfianza en la ciudad. Sin embargo, en esos tiempos, la gente moría fácilmente por cualquier infección, por lo que no le dieron mucha importancia, hasta que el testamento de Richard del Valle salió a la luz... y es que todo cuanto poseía, le fue legado a su esposa, lo que generó un grave conflicto con Richard del Valle hijo, que consiguió congelar toda la herencia, e inició un proceso legal contra ella, alegando que por el simple hecho de ser mujer estaba incapacitada para hacer frente al negocio familiar y a la suculenta herencia que su marido le había dejado, y que además, a él le tocaba la herencia legítima por ser hijo biológico. Sin embargo, una vez más y como por arte de magia, Alice Kyteler salió victoriosa, y no solo se convirtió en la única heredera, sino también en una de las personas más poderosas del condado, tal era su patrimonio que solamente podrían competir con ella en riqueza la iglesia, y el mismísimo rey.
Por cuarta vez, Alice se casó con un poderoso hombre de negocios, Sir John Le Poer, en 1320, quien siempre fue un asiduo cliente de su posada. John al igual que sus anteriores maridos, también tenía hijos de matrimonios anteriores, pero en este caso, tenía buena relación con ellos, y aunque estaba profundamente enamorado de Alice, no dejó atrás su función como padre.
Después de 3 años de matrimonio y a pesar de su mediada edad, Sir John Le Poer comenzó a encontrarse mal, se volvió lento y torpe como un anciano, su piel comenzó a amarillear, su cabello se tornó frágil y comenzó a caer, al igual que sus uñas y sus dientes. Estaba realmente enfermo, pero ningún doctor podía decir de que.
Fue en ese momento cuando el pasado de Alice volvió a ella. Los hijos de Sir John, se pusieron en contacto con los hijos de los anteriores maridos de Alice, y todos, decían exactamente lo mismo, que Lady Kyteler era una bruja que hechizaba a los hombres, se casaba con ellos y posteriormente los mataba para heredar.
Así que todos juntos, junto con el testimonio del moribundo Sir John Le Poer la denunciaron ante la iglesia, pero la acusación de brujería por aquel entonces era bastante común y la ley inglesa la consideraba un delito leve.
De nuevo parecía que estas acusaciones se las iba a llevar el viento, hasta 1324 cuando Sir John Le Poer falleció a causa de una grave enfermedad desconocida e incurable.
Fue entonces cuando el obispo de Ossory, Richard de Ledrede, investigó el caso.
Richard de Ledrede, era un eclesiástico en contra de la reforma de la iglesia, ferviente seguidor del Papa Juan XXII. Ledrede intentó poner en práctica medidas inquisitorias contra Alice y sus ayudantes, presentando 7 cargos, tales como sacrificio de animales o invocación del diablo, así como que robaron las lleves de una iglesia y se reunieron allí pasada la medianoche, llevando a cabo un oscuro ritual en el que rellenaban la calavera de un ladrón, con gusanos, vello púbico, la ropa de niños que no habían sido bautizados, y órganos internos de aves de corral, para después emulsionarlo todo en una poción, que sería dada a personas inocentes, para que matasen y torturasen a buenos cristianos. También se dijo que Alice por la noche se convertía en un íncubo, un demonio cuya única finalidad era la de satisfacer los deseos carnales, tras esta acusación se decía que Alice había hechizado a sus maridos, para matarlos y enriquecerse junto con su hijo, y la séptima acusación aseguraba que su último marido John Le Poer estaba siendo envenenado, y éste fue el único de los 7 puntos, que pudo ser demostrado, se redactó una descripción suya, en la que se leía "Sir John Le Poer, demacrado, con las uñas arrancadas y el vello corporal eliminado, probable envenenamiento por arsénico". Inicialmente confiando en la verdad eclesiástica, el Obispo Ledrede escribió al canciller del rey de Irlanda, pidiendo el arresto inmediato de Alice Kyteler, refugiándose para ello en la ley eclesiástica, del año 1297, la cual en casos como éste daba poder absoluto a los obispos, poder para encarcelar, juzgar y dictar sentencia contra los acusados.
Pero una vez más, parece que Alice iba a salir indemne, porque si hacemos memoria, recordaremos que el canciller del rey de Irlanda era Roger Outlaw, hermano de William Outlaw, primer marido de Alice. Roger decía conocer muy bien a Alice y verla incapaz de hacer algo así, así que rechazó la petición del Obispo, instándolo a abandonar el caso definitivamente, a lo que Ledrede se negó rotundamente, amenazándolo con excomulgarlo por proteger a una bruja, pero el canciller no se iba a doblegar ante esta amenaza, poniendo sobre la mesa una serie de condiciones legales, la primera es que si no existía una acusación pública, él no podía remitir una orden judicial contra Alice Kyteler, y la segunda es que no podía excomulgarle hasta 40 día después de la acusación, con esto el obispo Ledrede se vio como un gran vencedor: iba a arrestar, juzgar y quemar viva a una auténtica bruja, ante los ojos de todo el condado y nada ni nadie se lo iba a impedir.
Así que convocó a Alice Kyteler para que compareciera públicamente ante él, pero ella jamás se presentó, pues había desaparecido como por arte de magia.
Ledrede siguió paso por paso los procedimientos legales dictados por Roger Outlaw, y, 40 días después de acusarla de brujería, la excomulgó, a pesar de que ella no había estado presente. A continuación citó a William Outlaw hijo, y lo obligó a comparecer ante él, acusándolo no sólo de herejía, sino también de proteger a herejes, pero lo que no sabía es que William tenía amigos muy influyentes, y no sólo consiguió librarse de las acusaciones, sino también que el obispo Ledrede fuera arrestado, a partir de aquí el tira y afloja entre defensores y detractores de Alice Kyteler se convirtió en un auténtico circo.
El obispo Ledrede, mientras estaba en la cárcel, colocó su diócesis bajo un interdicto, que impedía que en el condado nadie podría bautizarse, casarse o ser enterrado hasta que él lo decidiese, en un contexto histórico en el que existía la creencia absoluta en el cielo y el infierno, fue muy grave. Además, el obispo Ledrede dio instrucciones para que le entregaran la ostia sagrada, lo cual implicaba que no sólo él estaba encarcelado, sino que con él también estaba Dios.
Todo el condado estalló en cólera contra Alice Kyteler y sus defensores, nadie quería casarse, tener hijos o morirse, porque ello implicaría ir directos al infierno, y todo por culpa de la malvada Alice Kyteler y sus secuaces.
Con el obispo Ledrede encarcelado, William Outlaw sacó a la palestra una acusación por la que nunca fue juzgado, sin embargo y a pesar de sus esfuerzos de nada sirvió acusarle una y otra vez. El obispo se negaba a comparecer ante un hombre que había sido excomulgado.
Así que quedó en libertad, exigiendo de nuevo la presencia de Alice Kyteler para poder juzgarla, pero fue entonces cuando llegó a los oídos que la terrible bruja se estaba escondiendo en unas tierras de Dublín, que le había dejado su difunto marido. Por ello decidió lavarse las manos y enviar en su lugar a un supervisor para comprobar que efectivamente, Alice, se estaba escondiendo allí.
Pero esta decisión no gustó en absoluto al Vicario del arzobispo de Dublín. Este hombre no entendía por qué, por un lado, no se presentaba él mismo en Dublín, y por qué, por otro, no levantaba el interdicto, si él ya era libre.
El obispo Ledrede, se encontraba entonces con un nuevo problema, claramente Alice Kyteler estaba siendo protegida por los personajes más influyentes de la época, pero Ledrede no se iba a rendir tan fácilmente, y siguió persiguiéndola durante años lanzando acusaciones contra ella. A pesar de las nuevas compañías de Alice, era inevitable que el caso se inclinase a favor de Ledrede. Alice sintiendo que la opinión pública se erigía contra ella huyó de Dublin y nunca más se supo de ella...
Muchos de los aliados de Alice Kyteler fueron encarcelados y examinados personalmente por el obispo siguiendo el proceso inquisitorial, es decir, sádicas torturas, las cuales les obligaron a confesar que participaron en oscuros rituales dirigidos por Lady Kyteler.
Y en cuanto a William Outlaw, fue acusado de herejía y de proteger a herejes, y tras ser torturado una y otra vez William confesó y se arrodilló ante el obispo, pero gracias a sus infinitas amistades, logró cambiar la condena a muerte por una penitencia, que consistía en acudir y escuchar misa todos los días, dar de comer a los pobres y en comprometerse a cubrir el techo de la catedral con plomo. El mismo día que William Outlaw fue liberado. Una fiel criada de Alice Kyteler fue quemada en la hoguera, nadie intentó rescatarla, ni siquiera su señora.
El obispo Ledrede no estaba contento con la penitencia de William Outlaw, así que alegó que no estaba cumpliendo con ella y lo encarceló de nuevo, lo sometió a múltiples torturas y lo obligó a arrodillarse ante él sobre barro. Humillado, William quedó de nuevo en libertad, obligado nuevamente a cumplir una terrible penitencia, tenía que subir a un barco e ir a tierra santa, para después volver a trabajar por 4 años más cubriendo el techo de la catedral con plomo.
Lamentablemente, en el año 1332 mientras se celebraba una misa allí el techo de la catedral se derrumbó aplastando a todos los presentes.


Fuente: steemit.com

miércoles, 4 de marzo de 2020

Fauno

Era, en la mitología romana, una de las divinidades más populares y antiguas entre los di indigetes (dioses indígenas), identificado con el griego Pan debido a la similitud de sus atributos.
Fauno era el dios de los campos y los bosques, protector de los rebaños, a los que hacía más fecundos y los defendía de los ataques de las alimañas. En otro aspecto, fue considerado un dios profético que revelaba el porvenir por medio de voces que se oían en los bosques o a través de sueños; algunas veces se le consideraba como el responsable de las pesadillas nocturnas. Se le representaba con carácter lascivo, persiguiendo constantemente a las ninfas de los bosques. Se pensaba que a veces podía mandar maleficios contra los campesinos, por lo que éstos se frotaban el cuerpo con ciertas hierbas de protección. Se le relaciona con Luperco y Silvano. El término faunos, en plural, se refiere a criaturas de los bosques con cuernos y pezuñas de cabra, equivalentes a los sátiros griegos.

Según la versión más extendida, Fauno aparece como el tercero de los reyes del Lacio, hijo de del Pico, nieto de Saturno y padre de Latino con la ninfa Marica (que en otras versiones aparece como su madre). Como sus 2 predecesores, Fauno había promovido la agricultura y la cría de ganado entre sus súbditos, y también se habría distinguido como cazador. Se creía que durante su reinado llegaron al Lacio Heracles (llamado Hércules por los latinos) y el arcadio Evandro, al que le habría concedido un extenso territorio en lo que tiempo después sería la ciudad de Roma.
Fauno representa un papel muy prominente en la historia mítica del Lacio, pues, con independencia de lo que hizo por la agricultura, era considerado uno  uno de los grandes fundadores de la religión del país, por lo que Lactancio le sitía a la altura de Numa Pompillo. Habría reinado hacia el año 1300 a.C., y habría sido el primero en erigir templos a los dioses, llamados fana, dictando las reglas del culto y elevando a los altares a su padre, Pico, y a su madre, Canente. También habría establecido sacrificios humanos en honor a su abuelo, Saturno, y habría consagrado en el monte Palatino un templo a Luperco. Tras su muerte fue elevado a la posición de deidad tutelar del país, por sus muchos servicios a la agricultura y la ganadería.
Existe la tradición de que Numa, mediante una estratagema, obligó a Pico y a su hijo Fauno a revelarle el secreto de provocar el relámpago desde el cielo (Elicio) y de purificar las cosas golpeándolas con el rayo.
En las Dionisíacas, de Nono de Panópolis, Fauno acompaña a Dionisio cuando éste fue a la campaña de la India.
Según una versión, la esposa de Fauno era Bona Dea, modelo de castidad y virtud hasta que un día encontró una jarra de vino y se emborrachó. Cuando su esposo la encontró, se encolerizó tanto que la azotó con unas varas de mirto hasta matarla. Luego, lleno de remordimiento, le tributó honores de diosa e instituyó un culto en su honor. Otra versión afirma que Bona Dea era hija de Fauno, y que al rechazar los requerimientos amorosos de su padre, éste la golpeó con varas de mirto, y que no consiguió su propósito sino hasta que ambos se metamorfosearon en serpientes. Esta versión explica por qué estaban excluidos los hombres y el mirto de las fiestas de Bona Dea, celebradas durante los primeros días de diciembre.

Fauno fue adorado en dos roles diferentes, como el dios de los campos y los pastores, y como una divinidad oracular y profética. Como deidad rústica, era un espíritu del bosque, las llanuras y los campos, y cuando hacía fértil al ganado se le llamaba Inuo (en latín, Innuuss).
Como dios profético, llamado por el nombre de Fatuo, se creía que revelaba el futuro al hombre parte en sueños y parte mediante voces de origen desconocido, que eran comunicados a quienes iban a dormir en sus recintos, tumbándose sobre el vellón de los corderos sacrificados. Los que era Fauno a este respecto al sexo masculino, su hermana y esposa Fauna o Fatua era al sexo femenino, por lo que llevaba epítetos Fatuus y Fatua o Fatuellus y Fatuella respectivamente, derivados de fari (hablar) y fatum (hado, destino). Fauno y su hermana Fauna serían los padres de los sátiros y de los faunos. Su primer hijo fue Esterculio, o Esterquilino, que descubrió la técnica de abonar los campos con estiércol, por lo que fue incluido entre los dioses.
Se decía que Fauno y Fauna daban sus oráculos en versos saturnios, de lo que quizá pueda inferirse que existieron en el Lacio colecciones de oráculos en esta métrica. William Warde Fowler sugirió que Fauno es idéntico a Favonio, uno de los dioses del ciento romanos, llamados Anemoi. Debido a la forma en que daba sus oráculos, se consideraba a Fauno el autor de apariciones espectrales y sonido terroríficos, y por tanto se le describía como un dios lascivo y voluptuoso, que moraba en los bosques y era aficionado a las ninfas.

Los lugares en los que se daban estos oráculos eran arboledas sagradas: una cerca de Tibur (actual Tívoli), en torno a la fuente Albunea, y otra en el Aventino, cerca de Roma. Los ritos observados en el primer lugar son minuciosamente descritos por Virgilio; un sacerdote ofrecía una oveja y otros sacrificios, y la persona que consultaba el oráculo tenía que dormir una noche sobre la piel de la víctima, dando entonces el dios una respuesta a sus preguntas bien en un sueño o mediante voces sobrenaturales. Ovidio describe ritos parecidos celebrados sobre el Aventino. El pino y el acebuche eran árboles que le estaban consagrados, y los animales que más se le sacrificaban eran los cabritillos machos y corderos.
En Roma había un templo redondo de Fauno, rodeado por columnas, sobre el monte Celio, y se le construyó otro en el 196 a.C. en la isla Tiberina, donde se le ofrecían sacrificios los idus de febrero, día en que los Fabios habían perecido en el Crémera.
El escritor cristiano Justino Mártir identificó a Fauno con Luperco (el que protege del lobo), el protector del ganado, siguiendo a Livio, que bautizó su aspecto de Inuo como el dios que fue originalmente adorado, en las Lupercalia, celebrada en el aniversario de la fundación de su templo (15 de febrero), cuando sus sacerdotes, los lupercos, llevaban pieles de cabra y golpeaban a los espectadores con cinturones de piel de cabra.

El festival de las Faunalia, o Faunales, en honor del dios Fauno, era celebrado por los campesinos en dos épocas del año. En la primera, que tenía lugar los días 11, 13 y 15 de febrero, se conmemoraba el viaje de Fauno de Arcadia a Italia, y se realizaba un sacrificio en la isla Tiberina; en la segunda, que se celebraba el 9 de noviembre o el 5 de diciembre, se le pedía que los protegiera y fuera benevolente con ellos. Durante las Faunalia se quemaba incienso en los altares del dios, se hacían libaciones de vino y se inmolaban ovejas y cabras.

Al igual que Pan era acompañado por los Paniskoi, o pequeños Panes, también se asumía la existencia de muchos faunos además del principal, idea que parece haber tenido su origen en la forma en la que el dios se manifestaba. Estos faunos son genios del bosque salvaje, descritos como monstruos, con la mitad del cuerpo de cabra y cuernos. Como accesorios, se cubrían a vecen con piel de pantera y coronas de vid o de pino mezcladas con racimos sobre la cabeza.
Como se creía, Fauno, y más tarde los fauni, eran seres alegres y caprichosos, especialmente aficionados a asustar a la gente de diversas formas, no es improbable la conjetura de que Faunus sea un eufemismo relacionado con faveo.
Fauno pasó gradualmente así a ser identificado con el Pan arcadio, y los faunos como idénticos a los sátiros griegos, los seguidores salvajes y orgiásticamente ebrios de Dionisio; de aquí que Ovidio use la expresión Fauni et Satyri fratres (hermanos faunos y sátiros). Sin embargo, faunos y sátiros eran originalmente criaturas bastante diferentes; ambos tenían cuernos y se parecía a cabras por debajo de la cintura y a humanos por encima de ésta, pero originalmente los sátiros tenían pies humanos y los faunos pezuñas cabrunas.

martes, 3 de marzo de 2020

Misterios en el Panteón de Belén (México)

Uno de los sitios emblemáticos y místicos de la ciudad abre sus puertas y nos cuenta 4 de sus leyendas más populares.
Reconocido por su gran historia en Guadalajara al ser uno de los primeros panteones de todo Jalisco, inaugurado en 1848 y clausurado en 1986 por que superó su capacidad, el Panteón de Belén cuenta con mucho más misterio entre sus entrañas y paredes que el que se conoce por fuera, es sinónimo e mitos, leyendas y terror.
El Panteón de Belén forma parte de los lugares característicos de la Perla Tapatía y un lugar que engloba más curiosidad debido a los relatos que se cuentan y de evidencias que pasaron en su interior. Aquí te presento 4 de las leyendas que se suscitaron en este emblemático lugar y que hasta ahora se siguen contando de generación en generación.

AL FIN JUNTOS

Se cuenta que la pareja de enamorados que inspira esta leyenda fue separada en vida, cuando no les fue posible casarse por lo que sellaron su amor después de la trágica muerte de ambos.
Corría el año de 1850 cuando José María Castaños joven de familia acaudalada caminaba por las calles de Guadalajara del brazo de su novia Andrea por desgracia la única riqueza de la joven era su belleza, estaban tan enamorados el uno del otro que solo podían pensar en pasar el resto de sus vidas juntos.
Para infortunio de la pareja, la madre de José no soportaba la idea de integrar a una mujer de clase humilde como lo era Andrea a su familia, el desprecio de la madre por la joven fue tal que se llegó a intentar sobornar a los padres de Andrea para que la convencieran de terminar su relación, la familia ofendida decidió que tampoco aprobarían la unión.
Las intrigas entre las familias fueron tales que la pareja no podía verse o hablarse, por lo que los enamorados cayeron en tanta desesperación que convinieron en morir juntos, así podrían permanecer de esa manera en el más allá.
Los padres de los jóvenes encontraron sus cadáveres a las afueras del Hotel Aránzazu, fue entonces que comprendieron el daño que les habían hecho, por ello, los enterraron juntos en el Panteón de Belén, se dice que la madre de José estaba tan triste por la pérdida, de la cual se sentía totalmente responsable, que ella misma hizo una guirnalda de flores naturales y la entrelazó en las dos cruces colocadas en la tumba de la pareja, la guirnalda se convirtió en piedra hecho que la madre consideró como el perdón de la pareja más no el de Dios.

CONSULTORIO MÉDICO

En los nichos del Panteón de Belén se encuentra localizada uno de los epitafios más detallados y mejor conservado del recinto, pertenece al doctor José G. Castro, quien murió a los 29 años de edad.
Se dice que tras la muerte del joven sus pacientes comenzaron a acudir al cementerio primero para ofrecer las condolencias de rigor y después a "consulta" con el médico que se había dedicado a sanarlos en vida.
Días, semanas, meses e incluso años después de su deceso, la tumba siguió recibiendo a enfermos convencidos de recibir auxilio del doctor incluso desde "el más allá".
Según la leyenda del consultorio, toda persona que acuda al nicho de José Castro en punto de las 12 horas del día, le rece una oración y haga petición por la salud de una persona enferma, éste le dará la sanación.
Más de 150 años después del fallecimiento del galeno su nicho sigue recibiendo visita, ofrendas y sobre todo agradecimientos por la ayuda recibida.

NACHITO, EL NIÑO QUE TEMÍA A LA OSCURIDAD

Ignacio Torres Altamirano era un niño tapatío que nació con un descomunal miedo a la oscuridad, que iba más allá de lo que cualquier otro niño podría presentar.
Era tal su pavor a la noche, que sus padres debían dejar las luces encendidas de su cuarto para que lograra conciliar el sueño, de lo contrario permanecía toda la noche gritando y llorando.
Una noche la luz del cuarto de Ignacio permaneció apagada, unos dicen que pos descuido de sus padres y otros que de una niñera, el hecho fue que se encontró su cuerpo ya difunto en la penumbra. El niño fue enterrado en el Panteón de Belén, en Guadalajara Jalisco.
Al día siguiente del entierro, los cuidadores encontraron el cuerpo encima de la loza de la tumba, como s lo hubieran sacado, por lo que debieron volver a enterrarlo.
El hecho se repitió cada día, hasta que sus padres y autoridades del panteón, decidieron dejar el ataúd por fuera e iluminado, sabiendo el terror que le causaba la oscuridad a Nachito. Una vez tomadas estas medidas, no se volvió a presentar ningún suceso similar.
Al ser una de las leyendas más famosas del icónico panteón, los visitantes suelen dejar juguetes y caramelos como ofrenda al difunto niño.

EL ÁRBOL DEL VAMPIRO

La historia cuenta que a la Guadalajara colonial llegó Don JOrge, un hombre muy rico de Europa, quien todas las noches salía vestido de negro y con una actitud misteriosa.
Cada vez que salía de su casa misteriosamente aparecían animales muertos, pronto, éstas muertes comenzaron a ser de humanos. La gente asustada decidió salir en busca del causante, cerca del Panteón de Belén, escucharon gritos... Era Don Jorge atacando con la boca el cuello de un hombre.
La gente lo persiguió, pero él logró huir por lo que el cura de Guadalajara lo fue a buscar a su hacienda para hacerle un exorcismo. Alguien le clavó una estaca en el pecho y antes de morir, el Vampiro juró vengarse de todos.
Tras su muerte fue enterrado en el mismo Panteón de Belén y ahí sucedió lo extraño, un árbol empezó a crecer justo encima de la lápida de Don Jorge, misma que se rompió.
La leyenda dice que el día que el árbol sea derrumbado o que las raíces rompan por completo la lápida, Don Jorge, el vampiro, regresará a llevar a cabo su venganza.