miércoles, 12 de febrero de 2014

El misterio de la tumba de Mary Jay

El sepulcro que siempre aparece con flores frescas
Dartmoor es una región situada en el centro del condado de Devon, Inglaterra.
Sus paisajes son un bello parque nacional de 953km2, que inspira muchas leyendas, alguna de ellas tan vivas como el misterio que rodea a la tumba de Mary Jay.
Dartmoor es muy conocido por ser el escenario de la novela de Sir Arthur Conan Doyle, "El perro de Barkerville" (1902), tal vez la más famosa de todas las protagonizadas por Sherlock Holmes, y también por el misterio del sepulcro de Mary Jay.
A finales de 1700, una niña recién nacida fue abandonada a las puertas de "La Casa de Pobres" de Newton Abbot. Como era costumbre se la dio un nombre común que empezara por la letra que en ese momento tocaba, en éste caso la "J".
Buscando un nombre se la llamó "Jay" que es como se pronuncia la jota en inglés. Y como en el argot de la época también así se las llamaba a las prostitutas se le añadió el nombre de Mary.
Mary Jay estuvo en la casa Wolborough hasta la adolescencia, donde cuidaba de los niños más pequeños. Poco tiempo después fue enviada a la granja Canna a las afueras de Manaton. Allí dentro entró de aprendiz, lo que significaba trabajar en la casa como en el campo. Una vida muy dura con días muy largos y tareas muy pesadas. Un lugar donde una comida caliente y ropa de abrigo era todo un lujo.
Al poco tiempo la bella Mary Jay o Kitty Jay como también se la conoce, comenzó a recibir la atención del hijo del agricultor. Quedó embarazada de este y por eso sufrió el rechazo de la familia. Repudiada la echaron de la granja con fama de prostituta. Otra versión de la leyenda dice que fue violada.
Ella sabía muy bien que con ese falso rumor, nunca podría encontrar empleo en la comarca. Tampoco quiso volver a Wolborough por la enorme vergüenza de estar embarazada. Jay acuciada tomó una trágica decisión final, ahorcándose en uno de los graneros cercanos.
Su cuerpo como era costumbre, no podría descansar en tierra consagrada. Incluso tras su muerte las 3 parroquias locales de Widecombe-in-the-Moor, North Bovey y Manaton rechazaron enterrarla como suicida que era.
Por ello sus restos descansan en un cruce de caminos, una tumba muy visitada en la tierra mágica de Dartmoor. La leyenda cuenta que este singular sepulcro, siempre tiene flores frescas en cualquier época del año y que nadie las deja.
También se dice que la tumba es visitada a menudo por "Los Pixies", pequeños seres, hadas esbeltas, que viven en los bosques cercanos. Algunos motoristas que han pasado la noche junto al enterramiento, dicen que han podido ver incluso la figura del hijo del campesino penando por el alma de "J".
Hoy día Dartmoor se halla bajo la supervisión de la Autoridad del Parque Nacional de Dartmoor. Ciertas áreas de Dartmoor han sido usadas como campo de prácticas militares durante más de 200 años. En el resto del Parque se permite la entrada al público. Es un destino turístico popular en Inglaterra, donde la gente visita la tumba siempre cubierta de flores que supuestamente nadie deja.

¿Quien deja esas flores siempre frescas? ¿Será el hijo del campesino quien deja las flores? ¿Serán Los Pixies y hadas de los bosques cercanos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario