sábado, 17 de marzo de 2018

Santuario de San Campio: Exorcismos del Padre Portela

Ubicado en la provincia de Pontevedra, ayuntamiento de Tomiño y parroquia de Figueiró, en dirección Tui a Guarda, cuenta con gran afluencia de visitantes, feligreses o no, que de numerosas regiones de Galicia se acercan a la Meca de las sanaciones llevados por el boca a boca de tan espiritual lugar. Incluso gentes desde Portugal se acercan a este Santuario atraídos por las historias de curaciones milagrosas y exorcismos. Y es que esta tierra dispone de múltiples atractivos, seas o no creyente.
Profundizando en la historia de este santuario te darás cuenta que lo pagano aquí va muy unido al misticismo espiritual.
En este lugar, al que peregrinan enfermos de toda la geografía gallega y también Portugal por su proximidad con el país Luso, se llevan a cabo por parte del su párroco el padre Don José Luis Portela, rituales de exorcismos a diversas personas que hasta allí llegan alegando todo tipo de posesiones demoníacas.
El padre Portela se ocupa de todos los exorcismos, llegando a realizar en alguna ocasión 6 - 7 diferentes en una semana.
Recalca que cada diócesis debería de contar con un exorcista nombrado por el obispo, pero en general los sacerdotes evitan entrar en estas prácticas por miedo, a de alguna manera meterse en líos y no entrar en conflicto con sus feligreses.
El padre Portela lo tiene muy claro y está dispuesto a enfrentarse al diablo siempre que sea necesario, saliendo en todos los casos airoso de estos lances y con resultados en su mayoría inmediatos, aunque hay casos en los que necesita de varias sesiones y prácticas, para dejar solucionado el problema.
El Santuario de San Campio "de Lonxe" también conocido como San Campio do Monte fue construido en 1804, en el 71 y el 74 se realizaron en el mismo varias reformas y fue en 1993 cuando recibió las últimas modificaciones.
Este Santuario encierra una historia turbulenta, recibe el nombre de un soldado romano que sufrió martirio en tiempos de los emperadores Diocleciano y Maximiliano allá por el 306 d.c. Nos cuenta la tradición que su esposa Arquelaida y sus tres hijos de corta edad corrieron la misma suerte al negarse a renunciar a su fe cristiana siendo también ellos sacrificados.
Este santo descansa en las catacumbas del cementerio Calixto en Roma. Conocido también como protector de el soldado, hoy en día son muchos jóvenes que se dirigen a este lugar en busca de sus favores. Por otra parte el apelativo de "lonxe" significa en castellano "lejos" para referirse a un lugar que estaba ubicado a gran distancia o en un pareja remoto.
Destino de los enfermos todo parece rodearse de un misticismo en el que pareciese que toda la imaginería del santoral observase nuestros pasos dubitativos y algo incrédulos. Lo que en realidad rompe la paz del lugar es conocer que en la sacristía se siguen realizando exorcismos con una frecuencia escalofriante y que sean muchos los que notan presencias, sonidos y todo tipo de historias dignas de una película de terror. Y es que el padre Jose Luis Portela Trigo se enorgullece de  combatir él mismo al maligno, eso sí, contando con un gran ayudante afirma.
Nos estremecen las cartas en la entrada narrando curaciones milagrosas de deshauciados por la medicina, los libros de visitas plasmando historias propias, la cercanía de los que cuentan en primera persona los favores alcanzados, a veces difíciles de digerir y ni te cuento el creértelas, sanación de terminales, curación de enfermos mentales, alivio en dolencias o sin ir más lejos la victoria en la lucha contra el maligno. Impregnados de espiritualidad que cual alergia nos ataca, sentimos la paz de el silencio, el miedo aunque sea infundado fruto de las historias y la luz tenue que invade nuestra visita y es que creas o no, este lugar, no pasa indiferente a los que de verdad les gusta empaparse del alma del lugar que visitan, ya sea por su belleza o por el misticismo que rodea el lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario