jueves, 20 de julio de 2017

Madrid, la capital del misterio

Nos adentraremos en Madrid, capital de España, que esconde entre sus calles y edificios lugares llenos de misterio, espíritus, casas encantadas y lugares que a pesar de las investigaciones, no se han podido hallar las razones de todo lo que allí sucede.
Comenzando este pequeño recorrido por la capital, quiero detenerme en primer lugar en el Palacio de Linares. Lugar mítico y muy conocido por toda la historia que encierra entre sus paredes.
Su misteriosa historia comienza a principios de los 90, cuando se procede a restaurar el edificio. Es en ese momento cuando los trabajadores comienzan a vivir toda una serie de sucesos que incluían movimiento de objetos, ruidos y voces fantasmagóricas.
La historia pronto saltó a los medios de comunicación y se estudió en profundidad lo que allí sucedía, se desvelaron muchos datos, además de desenmascarar supuestos hechos que no resultaron ser tan "sobrenaturales". Pero lo cierto es que los obreros continuaban afirmando que sucedían cosas muy extrañas y la investigación de la historia del edificio logró desvelar que en ese lugar fue asesinada una niña al poco de nacer. Hija de una familia noble, la pequeña era fruto de un incestuoso matrimonio de la nobleza. Se dice que la pequeña aun vaga por el edificio en busca de venganza...
La siguiente parada la haremos en uno de los museos más importantes de la capital, el Reina Sofía. El lugar ha sido investigado por muchos y muy diversos equipos de expertos en parapsicología son lograr explicaciones a los hechos vividos.
Se dice que durante la noche, cuando parece que el museo queda vacío, ruidos extraños se apoderan del edificio. Pasos, gritos, objetos arrastrándose por los pasillos... Lo único cierto es que el edificio fue en su origen un hospital, y en lo que ahora son sus cimientos, miles de personas fueron enterradas...
Sin salirnos del centro de la ciudad, ahora quiero que conozcáis la historia de la Casa de las siete Chimeneas. Situada a pocas calles de la conocida plaza de Cibeles, este lugar encierra muchas historias, a cual de todas más extraña y aterradora.
La leyenda de este edificio se inicia en el siglo XVI, cuando se sabe que allí vivió el Capitán Zapata con su esposa. Cuando el Capitán Zapata perdió la vida en Flandes, misteriosamente el cuerpo de su esposa apareció sin vida en los pasillos de la casa, pero su cadáver afirman que se volatizó, nunca se volvió a ver ni saber de él.
Desde aquel entonces, tanto en la época de mayor esplendor de la corte madrileña, como en la actualidad, se dice que en múltiples ocasiones el espíritu de la esposa del Capitán Zapata vaga desconsolado por los pasillos de la casa.
Continuando con nuestro recorrido, ahora conoceremos el llamado Palacio de Cañete, que tras su gran portalón de entrada, encierra una historia escalofriante.
Este palacio fue la residencia oficial de los Gobernadores de la Villa de Madrid durante el siglo XVII, pero desde siempre, cuando llega el invierno a la capital, en el Palacio de Cañete los muebles aparecen cambiados de lugar. Se cuenta que los empleados de la casa se llegaron a negar a trabajar allí.
Dejando de lado las casas señoriales y cruzando uno de los barrios más exclusivos de la ciudad, situado en la conocida milla de oro, lugar en el que se sitúan las tiendas y comercios más exclusivos, nos encontramos con el número 10 de la calle Marqués de Monasterio.
En la calle Marqués de Monasterio, número 10, se encuentra una tienda de antigüedades conocido como "El Baúl del Monje". Un lugar donde en los últimos años del siglo pasado comenzaron a suceder hechos inexplicables.
Extraños golpes comenzaron a escucharse, ruido de cristales rompiéndose, muebles que se movían y eran arrastrados por todo el local, incluso en algunas ocasiones en presencia de algunos clientes, relojes que comienzan a girar sus manecillas a una velocidad exagerada y lo más llamativo y curioso, las materializaciones repentinas de cuerpos sólidos, generalmente de pequeño tamaño, como monedas fuera de circulación, botones o pedazos de madera quemada. Son los llamados aportes.
Gracias a las investigaciones que se llevaron a cabo por expertos en el tema, se supo que con anterioridad, aquel lugar perteneció a un abogado quien se quedó dormido un día mientras estaba fumando un cigarrillo provocando un incendio del que no pudo escapar.
Pero lo que más llamó la atención, tanto de los dueños de la tienda, como de los expertos que investigaron el caso, es la cabeza de carnero de terracota.
Según las propias palabras de los dueños de la tienda; "CADA MAÑANA, CUANDO ENTRABAN A LA TIENDA, LA ENCONTRABAN EN LUGARES DISTINTOS, ERA COMO SU UNA MANO INVISIBLE, CAPRICHOSAMENTE, LA CAMBIARA DE LUGAR. Y COMO NO CONSEGUÍAN VENDERLA, DECIDIERON TIRARLA A UN CUBO DE BASURA, FUERA DEL LOCAL. PERO A LA MAÑANA SIGUIENTE, ESTABA AHÍ, DE NUEVO EN EL LOCAL".
Continuando con los edificios tocados por la mano de lo desconocido, en la calle Alaya 124, en pleno barrio de Salamanca, uno de los más exclusivos de la capital, se encuentra un edificio que a principios de los años 80 provocó una situación hasta ahora desconocida en cuanto al tamaño y las consecuencias de los hechos.
Los vecinos del edificio, comenzaron a escuchar ruidos muy extraños que provenían de todas partes, pero poco después los ruidos desaparecieron y dieron paso a gritos de dolor y angustia. Gritos que llegaron a tal extremo que los vecinos del edificio tomaron la decisión de abandonar aquel lugar para siempre.
Investigaciones sobre el caso descubrieron que en aquel edificio había muerto muchos años antes un sacerdote, cuando el edificio era utilizado como una casa de citas...
Y para el final quiero dejar dos lugares especiales, dos lugares que van a poner el broche de oro a este recorrido por la capital: El Monasterio del Escorial y la Iglesia de San Ginés.
El primero de estos sitios, El Monasterio del Escorial tiene una historia muy extraña desde sus comienzos. Se cuenta que cuando comenzaron a construirlo, los trabajadores hablaban de sucesos muy extraños que les pasaban casi todos los días. Pero lo que más llegó a asustar a los trabajadores, que por otro lado se puede decir que se habían acostumbrado a "convivir" con aquella situación, fue lo que bautizaron como "El perro del Averno". Se trataba de un perro que aparecía son nadie saber de dónde y por qué, que se dedicaba a ponerse delante de los trabajadores y obstaculizarles el paso.
Lejos de lo que sucediera durante la construcción, en los alrededores del mismo Monasterio han habido gran cantidad de apariciones de todo tipo, desde marianas hasta demoníacas. A poco más de un kilómetro, en la conocida como la Silla de Felipe II, hay un enorme agujero que se dice que fue producto de una pisada del mismo Diablo.
Y en cuanto a la Iglesia de San Ginés, su historia también viene repleta de sucesos muy extraños. Los primeros datan de mediados del siglo XIV, cuando cuentan que unos ladrones asaltaron la Iglesia y decapitaron a un hombre que se encontraba rezando en su interior. Desde ese momento se dice que el espíritu del feligrés decapitado vaga por los pasillos de la Iglesia en busca de venganza.

1 comentario:

  1. Muy buenas historias la verdad es que no se porque no escribes otro libro guapisimo desearia leerlo como leo lo de tu block eres genia

    ResponderEliminar