martes, 28 de marzo de 2017

Sanatorio Rolling Hills (Nueva York)

Nos adentraremos en un sanatorio con una historia aterradora, como todas en las que habitan almas en pena.

El edificio construido en 1820 se convirtió en un crisol de casos horribles con personas de personalidad turbulenta. En este lugar murieron tantas personas que al no caber, al final las sacaban fuera y las enterraban en tumbas sin nombre. Hablemos sobre un interno que permanecía aquí encerrado desde los 12 años, cuando su padre, lo encerró. Se llamaba Roy y sufría la enfermedad del gigantismo, vivió 50 años y murió aquí, era un hombre culto y le encantaba la música. Expertos investigadores ya han captado en sus cámaras su imagen gruesa y corpulenta de uno 2,10 metros de altura. Este espíritu va asustando a la gente que visita este lugar.
Cada condado en el estado de New York tenía un hospicio, es decir, si eran un indigente o eras mujer con hijos y tu marido moría en un accidente, como las mujeres no tenían derecho a dirigir su propiedad, eras trasladado allí.
También había personas enfermas, o mente inestable. Si eras una madre con hijos te metían en la misma planta que los borrachos y los pedófilos y tus hijos bajo el mismo techo que los locos. Una gran locura...
Después de la guerra se hicieron investigaciones de todos los centros de este tipo, y no dudaron ni un segundo en afirmar que este lugar era el peor en cuanto al trato que tenían las personas y las condiciones, así era la sociedad, los encerraban cruelmente y no les importaba lo que les ocurriese.
En 1938 se edificó este edificio principalmente para la enfermería.
Después se convirtió en un sanatorio, hubo pacientes tuberculosos y con otras enfermedades que eran trasladadas aquí. Por estas tierras se encuentran aproximadamente unas 1700 personas enterradas sin nombre, donde alguien puede caminar tranquilamente sin saber lo que está pisando, donde ahora brota la vegetación.
Hubo venta de niños pequeños, hubo suicidios y asesinatos... HORROR, MUERTE Y MALDAD. El edificio aún mantiene una construcción de red eléctrica, porque todavía lo mantienen.
Todos sabemos que las presencias extrañas, llamémoslo espíritus, polstergeist o entidades malignas, se alimentan a través de la energía de la electricidad para manifestarse, lo que supone una fuente de alimentación para su estabilidad en esta zona.

En este edifico hay un túnel subterráneo donde una mujer cuenta que caminando, le lanzaron con mucha fuerza un trozo de madera a la cabeza, ella captó una psicofonía de Raymon, otra presencia muy conocida allí. Cuentan que Raymos molestaba a las niñas pequeñas en vida y que posiblemente sea quien molesta a las mujeres en la actualidad. Cuenta también que había personas que no podían comunicarse y lo hacían a través de gritos, gritos que ahora se escuchan a todas horas.
Otro testigo, un hombre escéptico, cuenta que entró con su mujer donde supuestamente estaban siempre los niños que murieron, pusieron una pelota y esperaron 3 días haber si se movía, cuando volvió le dijo a su mujer "¿VES? LA PELOTA NI SE HA MOVIDO". Pero cuando se disponía a salir, escucharon un grito enormemente desgarrador de una señora mayor, lo que hizo a este hombre cambiar totalmente de opinión mientras salía huyendo.

Hay una pequeña habitación navideña dentro del edificio, donde las mujeres les cuentan cuentos a los niños que murieron, es decir, a sus almas. Pero lo más curioso es que a través de psicofonías ellos responden y cuando ponen coches de juguete en el suelo se puede observar como se mueven. Lo que más miedo les da a los investigadores es cuando tienen que contactar con estas almas de niños pequeños. ¿De verdad son niños los que están atrapados aquí? ¿O pueden ser una entidad demoníaca manifestándose a través de ellos para acercarnos más? ¿Un niño o un demonio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario