lunes, 5 de diciembre de 2016

Un niño recuerda su pasado extraterrestre

Muchacho recuerda su pasado como un ser extraterrestre de Marte y proporciona detalles fascinantes.
"Desde la infancia temprana, tuvimos un montón de libros de astronomía. Cuando tenía 3-4 años de edad él abrió estos libros y empezó a decir los números de galaxias aunque estuvieran en Latín. Eso fue sorprendente" dice la madre de Boriska.
Desde que Boriska tenía 4 años de edad, él estaba acostumbrado a visitar una zona anómala referido como Medvedeskaya Gryada, que es una pequeña montaña en las inmediaciones de Zhirinovsk, donde el niño vive con sus padres. Sus padres dijeron que su hijo necesita visitar la zona de forma regular con el fin de satisfacer sus necesidades de energía natural.
Si bien la historia puede sonar fascinante e increíble para algunos, sus padres, personas bien educadas, están de hecho, preocupados por los increíbles talentos que su hijo posee. Tienen miedo de cómo la sociedad aceptará a Boriska cuando se convierta en adulto.
La madre de Boriska, una médica local, se dio cuenta de lo especial que era Boriska desde que era un bebé. 15 días después del nacimiento el niño pequeño podía sostener la cabeza son ayuda. Él empezó a hablar unos meses después del nacimiento cuando pronunció la palabra "baba" después de lo cual comenzó a pronunciar las palabras más difíciles con facilidad. Cuando Boriska tenía sólo 1 año y medio de edad, empezó a leer y a la edad de 2 años, el niño ya podía dibujar y pintar.
Su talento y habilidades sorprendentes se observaron poco después que comenzó a asistir a la guardería cuando los tutores notaban su increíble habilidad para la escritura y el lenguaje y su fascinante memoria.
Sin embargo, sus padres afirman que Boriska ha obtenido un mayor conocimiento de una fuente que dicen es de fuera de este mundo.
"Nadie le ha enseñado nunca", dijo la madre de Boriska. "A veces se sentaba en una posición de loto y empezaba a decirnos hechos detallados acerca de Marte, sistemas planetarios, y otras civilizaciones, lo que realmente nos desconcertó",dijo la mujer en una entrevista.
A medida que el niño creció, su fascinación por el espacio se convirtió en un tema permanente de discusión. En una ocasión, el niño habló sobre cómo vivió en Marte en el pasado. Boriska llegó a decir que el planeta rojo todavía está habitado hoy en día, a pesar de que la atmósfera de Marte sufrió daños catastróficos en el pasado. Boriska llegó a decir que la civilización marciana habita en ciudades muy por debajo de la superficie de Marte.
La historia es aún más fascinante, y muchas personas les resulta difícil de creer cuanto más leen. De acuerdo con Boriska, en el pasado, él solía ser un piloto y viajaba al planeta Tierra con frecuencia durante el tiempo que la civilización de Lemuria habitaba la Tierra. Según sus padres, el niño habla de la civilización de Lemuria y su existencia como si fuera ayer. Boriska dice que la antigua civilización de Lemuria desapareció porque no pudieron desarrollar su sociedad espiritualmente el cual eventualmente condujo su caída.
La fascinación de Boriska con civilizaciones perdidas y el espacio es demasiado fascinante según sus padres. Su interés por diversos temas aumentó cuando su madre le regaló al niño un libro llamado "¿De quién venimos?" de Ernert Muldashev. Sus padres dicen que el niño podía pasar horas mirando los dibujos de los antiguos lemures. Según su madre, Boriska dice que los lemures habitaron la Tierra hace 70.000 años, y eran seres masivos, los cuales crecían 9 metros de longitud.
La madre del niño no estaba segura de qué pensar, si la imaginación del niño estaba sobre-desarrollada o si hay una pequeña posibilidad de que lo que contaba era la verdad real.
En una ocasión, su madre le preguntó "¿Cómo puedes recordar todo esto?" A lo que él respondió: "Sí, lo recuerdo, y nadie me lo ha dicho, yo lo ví".
Boriska llegó a decir que hay grandes descubrimientos en espera de ser descubiertos en nuestro planeta. El chico dice que una enorme base de datos de conocimientos se encuentra por debajo de la Gran Pirámide de Giza. Añadió que más conocimiento se encontrará bajo otra pirámide aún por descubrir. La vida humana cambiará cuando se abra la Esfinge, que tiene un mecanismo de paertura en alguna parte detrás de la oreja; No recuerdo exactamente", dijo.
"No, no tengo miedo a la muerte, ya que vivimos eternamente. Hubo una catástrofe en Marte donde vivía. La gente como nosotros todavía viven allí. Hubo una guerra nuclear entre ellos. Todo se quemó. Sólo algunos de ellos sobrevivieron. Construyeron refugios y crearon nuevas armas. Todos los materiales cambian. Los Marcianos principalmente respiran dióxido de carbono. Si ellos volaran a nuestro planeta ahora, tendrían que pasar todo el tiempo de pie junto a las tuberías inhalando vapores". dijo Boriska.
"Si eres de Marte, ¿necesitas el dióxido de carbono?"
"Si estoy en este cuerpo, respiro oxígeno. Pero ya sabes, eso causa el envejecimiento".
Especialistas entrevistaron a Boriska en varias ocasiones y le preguntaron por qué naves espaciales hechas por el hombre tienden a chocar en Marte cuando se acercan al planeta rojo. El joven respondió: "los marcianos trasmiten señales especiales para destruir estaciones que contienen radiación dañina".
Sus padres y los que han tenido la oportunidad de hablar con Boriska dicen que tiene conocimiento extremo del espacio y diferentes dimensiones. Él posee conocimientos de naves espaciales interestelares y habla de ello como si fuera un experto. Incluso ha elaborado numerosos ovnis y explica como funcionan.
Cuando se le preguntó que describa a un OVNI, Boriska dijo: "Tiene 6 capas. La capa superior de metal sólido cuenta de 25%, la segunda capa de caucho -30% , la tercera capa de metal -30%, y la última capa con propiedades magnéticas -4%. Si damos energía a la capa magnética, las naves espaciales serán capaces de volar a través del Universo".
La historia de Boriska es fascinante, y si hay al menos una pequeña cantidad de la verdad detrás de lo que dice, entonces la sociedad tiene un largo camino que recorrer, con el fin de entender nuestro verdadero origen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario