martes, 3 de mayo de 2016

Los endemoniados del Santuario de la Virgen de la Balma

Este lugar tan hermoso, y con un aire muy misterioso, en el pueblo de Zorita del Maestrazgo, provincia de Castellón. Es un enclave religioso encastado en la roca.
Impresionante y que recomiendo a todos visitar.
El Santuario de la Virgen de la Balma empieza en 1308 cuando un pastor manco de un brazo se le apareció la virgen, y le dijo que si allí construía una ermita haría el milagro de devolverle el brazo y así fue.
En este santuario los fenómenos extraños han sido variados, como levitación de personas.
En el siglo XVIII cuando empezó la leyenda de los endemoniados. Dentro de la iglesia aun a día de hoy se conserva una jaula grande donde está la virgen y donde encerraban a los endemoniados para realizarles los exorcismos. La verdad es que mucha de la gente que fue llevada a la Balma por estar poseído, estaban o bien enfermos psicológicamente, ataques epilépticos, esquizofrénicos, etc...
Os cuento como lo hacían cuando llegaba un endemoniado:
Primero que todo se realizaba como un juicio de si estaba o no poseída la persona.
Las Caspolinas, tres brujas del pueblo de Caspe ayudaban a ese veredicto. Una vez concluido que estaba endemoniado, empezaba el ritual de exorcismo.
Uno de muchos de los nombres que pasaron por ese ritual era Rosario Usó Petit de 12 años de edad y el cual está clasificado como auténtico por los expertos. Que se sometió a un exorcismo en la Balma el 8 de Septiembre de 1929. Mariano Oliver, el endemoniado aragonés que levitó ante decenas de testigos, Manuel Monzón, al que un mal espíritu dejó mudo durante años, otros tantos testigos y protagonistas de la Balma.
El procedimiento seguía así. Las tres brujas sujetaban a la persona por los hombros y las piernas. Entonaban un canto ancestral y una plegaria a Dios.
Se les rociaba la cara con agua bendita. Entonces gritaban que salgan por las manos que salgan por los pies. Se les ataba los pies y las manos con cintas azules para que el demonio saliera por ahí ya que se creía que si el demonio salía por la boca, ojos u orejas, la persona se quedaría muda, sorda o ciega. Y así finalizaba el ritual.
En el año 1935 las autoridades decidieron actuar ante los exorcismos masivos, reuniones espiritistas que estaban realizando en el lugar y las miles de personas que iban a ver los exorcismos, había días que llegaban a concentrarse en el lugar hasta 20.000 personas.
Varias son las historias unidas a este lugar, a parte de la de los endemoniados. Una vivida por un lector del blog, que a día de hoy ese lugar lo han cerrado, había al final de la iglesia una habitación, donde dejabas una ofrenda a la virgen y le pedías lo que necesitabas. Una habitación que nada más entrar impresionaba, estaba llena de vestidos de novia, mechones de pelo, prótesis, etc...

No hay comentarios:

Publicar un comentario