jueves, 31 de julio de 2014

Las leyendas urbanas más aterradoras: Baby Blue

Sonia no era lo que se dice la chica más popular del instituto, con unas gafas de culo de botella y ligeramente gordita no solo no atraía la mirada de los chicos sino que además era repudiada por muchas de sus compañeras simplemente por su aspecto. Por este motivo se sorprendió cuando Ana, una de las chicas más populares e imitadas de su clase la invitó a una fiesta de pijamas en su casa.
Ilusionada y llena de alegría se dirigía al lugar de reunión sin imaginarse que lo que pretendían era burlarse de ella y hacerle pasar el mayor ridículo de su vida por medio de un susto.
Pocos minutos después de su llegada, los padres de Ana de despidieron de las chicas, habían pedido unas pizzas que estaban deliciosas, pero Sonia no quería parecer una glotona y decidió comer solo un pedazo. Mientras lo hacía las demás la miraban como esperando que alguna de sus compañeras hicieran algún comentario gracioso sobre su forma de comer y lo gorda que estaba, pero Ana las miraba con mirada inquisidora. No quería que su diversión acabara demasiado pronto, al menos tenían que reírse a su costa hasta la media noche.
Finalizada la cena y después de hablar en grupo de varios de los chicos de clase, Sonia se sentía feliz e integrada en el grupo, no quería hablar mucho porque además de que no tenía muchas experiencias que compartir, quería caerles lo mejor posible y sabía que escuchando y preguntando sería más posible ganarse su amistad.
Todo parecía ir de maravilla cuando Julia se levantó y dijo:
- Ya es casi media noche así que vale ya de chiquilladas, es hora de jugar a juegos de adultos - dijo mientras sacaba un tablero de ouija de su mochila.
Todas parecían entusiasmadas con la idea, todas menos Sonia, que era la única que no sabía que lo que pretendían era asustarla y dejarla en evidencia con la trampa que le habían tendido. Sabía que no estaba bien jugar con las fuerzas del más allá, pero si quería que las demás la vieran como un miembro más de su pandilla debería vencer sus miedos.
Las cuatro chicas rodearon el tablero que habían puesto sobre una mesa circular y comenzaron con la sesión. Ana tenía la voz cantante y era la encargada de hacer las preguntas, mientras Julia y Diana seguían sus indicaciones con una sonrisa cómplice sabiendo que dentro de poco Sonia saldría corriendo de allí muerta de miedo.
- ¿Hay alguien ahí? - preguntó Ana en voz alta.
Inmediatamente el vaso de cristal que usaban como puntero en su sesión comenzó a moverse hacia el "SI" movido de forma voluntaria por las tres chicas que pretendían engañar a Sonia.
- ¿Eres amigo o enemigo?
En ese momento el vaso parecía volverse loco y comenzó a moverse rápidamente por el tablero sin indicar nada en concreto, las chicas querían simular que la entidad no quería contestar a esta pregunta. Ana dijo que probablemente le había molestado la pregunta y que era mejor seguir sin ser tan directos porque podían molestar al espíritu. Por supuesto Sonia había comenzado a temblar, si de por si no le gustaba la idea de molestar a los muertos, mucho menos si estos se enfadaban.
- ¿Cómo te llamas? - 
El vaso se movió nuevamente hasta formar dos palabras "BABY BLUE". Inmediatamente la mesa comenzó a moverse, como si estuviera saltando. Lo que no sabía Sonia era que las tres chicas, compinchadas, la movían con sus piernas por debajo. Del susto, Sonia levantó la mano del vaso y se cayó al suelo de espaldas. Las tres chicas restantes comenzaron a reírse y a burlarse de ella. Pero su tortura aun estaba por comenzar, querían que saliera corriendo de la casa, para tener algo que contar el Lunes en el instituto.
- Así que eres una niña miedosa - dijo Ana mientras sonreía burlonamente a Sonia. - Nos has estropeado la diversión y no creo que BABY BLUE quiera volver a comunicarse con nosotras. Así que si quieres ser nuestra amiga y que te invitemos de nuevo, tendrás que invocarle tú solita esta vez. - 
Sonia no sabía muy bien a que se refería con lo de "invocarla ella sola", pero pronto Diana (que hasta el momento había sido la más callada) se lo comenzó a explicar.
- Cuenta la leyenda que hace muchos años una madre ahogó a su hijo por descuido en la bañera. Por atender una llamada por teléfono dejó al bebé sin supervisión y cuando regresó se lo encontró totalmente azul debajo del agua. La madre no soportó la pérdida y se cortó las venas con unos trozos del espejo que había destrozado en su desesperación. Desde entonces se dice que el alma sin descanso del niño puede ser invocada si se siguen unos determinados pasos. - Diana sacó una hoja de papel y comenzó a escribir - Aquí te los voy a apuntar porque los tienes que hacer tu sola, ninguna de nosotras te puede ayudar. -
Sonia la miraba totalmente asustada, no quería hacerlo pero no tenía otra alternativa, sabía que si se iba, el Lunes todo el instituto se enteraría y eso dañaría de por sí su ya lamentable popularidad. Recogió la hoja y antes de comenzar a leerla, Ana prácticamente la empujó al interior al baño.
- La invocación debe realizarse en el interior del baño así que no te queremos ver más hasta que entres en contacto con BABY BLUE. Y no te vayas echar atrás o no te volveremos a llamar nunca más - Amenazó Ana que sabía que Sonia no tenía alternativa.
Sonia entró casi a la fuerza y sus "amigas" cerraron la puerta de un portazo. No sabía que habían utilizado un poco de hilo, casi invisible, que usaba el padre de Ana para pescar, atando varios objetos como botes de champú y un viejo espejo que ya nadie usaba en casa. Pretendían tirar del hilo cuando las luces estuvieran apagadas para que Sonia se llevara el susto de su vida.
La asustada chica una vez sola y dentro del baño abrió de nuevo la hoja y leyó los pasos necesarios para realizar la invocación:

  • Debes entrar por la noche en un baño sin ventanas y en el que no entre nada de luz.
  • Abrir el grifo de agua caliente hasta que el vapor empañe el espejo y entonces escribir sobre el vaho que se ha formado el texto BABY BLUE.
  • Apaga la luz y cruza los brazos como si estuvieras sujetando un bebé, pasados unos minutos comenzarás a sentir el peso de un bebé.
  • No lo sueltes muy rápido, pero tampoco estés con él demasiado tiempo en brazos o será demasiado tarde.
Ese demasiado tarde hizo estremecer a Sonia, miró a su alrededor y se dio cuenta de que el baño no tenía ninguna ventana o forma de entrar la luz, sus compañeras de clase se habían asegurado de ello. Armándose de valor encendió el grifo del agua caliente hasta que el vapor comenzó a empañar el espejo. Una vez que ya estaba suficientemente borroso, cerró el grifo y escribió el texto BABY BLUE en él. Un escalofrío le recorrió cuando recordó aquel "demasiado tarde", mientras apagaba la luz. Sus "amigas" parecía que habían apagado la luz fuera también, porque la oscuridad era absoluta y no entraba nada de claridad por debajo de la rendija de la puerta. Sonia juntó sus brazos como si acunara a un bebé y se mantuvo inmóvil y en silencio durante unos segundos.
Fuera, las tres chicas se aguantaban las ganas de reír mientras Ana se ponía una cara de mostruo que había usado el día de Halloween. Su plan estaba a punto de hacerse realidad, cuando tiraran del hilo e hicieran caer los objetos que habían atado dentro del baño, Sonia se asustaría tanto que saldría corriendo y al abrir la puerta se encontraría frente a frente con la careta de Ana convenientemente iluminada desde abajo con una pequeña linterna. Lo que no sabían es que algo sobrecogedor existía detrás de esa leyenda que habían copiado de Internet.
Dentro, Sonia luchaba contra su miedo mientras permanecía de pie frente al espejo, llevaba casi dos minutos cuando sintió algo en sus brazos, al principio pensó que se les habían quedado dormidos debido al entumecimiento de no moverlos durante tanto tiempo. Pero poco a poco el peso se hizo más notorio, claramente podía sentir como el pequeño cuerpo de BABY BLUE se apoyaba sobre sus brazos, el peso cada vez era mayor y fue entonces cuando sintió que las manitas del bebé comenzaron a tocarla, al principio le tocaban el brazo como una caricia, pero poco a poco trataban de trepar y tocar la cara, pecho y cuello de Sonia. Era como si el bebé reviviera el momento en el que moría ahogado y trataba de agarrarse a algo o alguien para salir del agua, arañaba los brazos, cuello y cara de Sonia mientras ésta paralizada por el miedo no era capaz ni moverse ni un centímetro.
Casi coincidiendo con ese momento, las chicas desde fuera accionaron el hilo e hicieron caer varios objetos que había sobre el lavamanos. Lo que no podían esperar, es que dentro no se escuchaba más que la respiración ahogada de Sonia, que había quedado petrificada e ignoró completamente la trampa que le habían tendido. Algo mucho más real y peligroso estaba tratando de arañarle la cara. Las chicas sorprendidas por que Sonia no saliera corriendo tal y como habían planeado dieron la luz de la habitación, lo que permitió que entrara una leve claridad por debajo de la rendija de la puerta.
Entonces Sonia pudo verlo, sobre sus brazos estaba el cuerpo de un bebé de color azulado que luchaba por alcanzar su rostro. Pero lo verdaderamente aterrador era que en el espejo aun empañado podía verse la silueta de una mujer con el rostro deformado que mirando a Sonia gritó:
- ¡DEVUÉLVEME A MI BEBÉ! - 
El grito destrozó el espejo en mil pedazos y Sonia gritó a su vez con toda la fuerza que sus pulmones le permitieron antes de caer al suelo.
Las chicas desde el exterior y totalmente aterrorizadas, trataban de abrir la puerta, pero era como si una fuerza misteriosa se lo impidiera. Segundos después cuando ya casi habían desistido la puerta se abrió prácticamente sola.
En el suelo yacía el cuerpo de Sonia con una mueca de terror en su rostro. Uno de los brazos, el cuello y rostro de la chica se encontraban llenos de pequeños arañazos. Sus dos muñecas estaban cortadas, como si hubiera tratado de suicidarse y un trozo grande de espejo permanecía clavado en el cuello, del cuello aún salían borbotones de sangre mientras su cuerpo aún se sacudía en sus últimos movimientos mientras moría desangrada.

Las personas que han realizado ésta peligrosa invocación, han sido hayadas muertas, algunas han sido hospitalizadas en centros psiquiátricos. Es la prueba de que BABY BLUE es real.

Fuente: www.escalofrio.com
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario