domingo, 29 de mayo de 2011

Con la Ouija no se juega


Seria el año 1985, cuando descubrí que la tabla ouija funcionaba, mas que nada por que una noche que estaba sola en casa jugué con ella y estoy segura de que no moví el vasito....... Un par de años después en la escuela de peluquería nos dedicábamos a jugar con ella, al principio era solo un juego, al cabo de unas semanas una de las chicas que formaba parte del grupo dijo que quería ponerse en contacto con su padre que llevaba muerto unos años, y a ello nos pusimos......

Rondábamos los 18 años con lo que te puedes imaginar que nos cogíamos todo a broma, empezamos el juego invocando al padre de Pili que así es como se llamaba la chavala, cual no seria nuestra sorpresa cuando al momento empezó a moverse el vaso, al principio hacíamos preguntas tontas y nos divertíamos con las contestaciones, hasta que la cosa se puso seria y la chica empezó a hacer preguntas mas seria, ya te puedes imaginar: que donde estaba, que si estaba bien, que si era verdad lo del paraíso, que si conocía a Dios, y a todo nos contestaba siempre lo mismo......ME VERAS, ME VERAS, ME VERAS. en una de estas, el vaso se dirigió rápidamente hasta donde estaba situada yo y seguidamente dijo: TU ME VERAS. Aquí se termino el juego, nos asustamos y decidimos dejarlo, paso la tarde, las clases y nos fuimos a casa.

Llegue a casa y me olvide de la historia.

De madrugada me desperté por que alguien tiraba de los bajos de mi camisón, al principio no le di importancia porque supuse que yo misma había tirado de el con los pies pero al momento volví a notar el tirón y esta vez si que no fui yo, me quede quieta sin apenas respirar y volví a notar que tiraban de mi, asustada me gire y en lugar de ver en la oscuridad a mi hermana menor en su cama lo que vi fue un cadáver amortajado, mire hacia otro lado y ya con mas temor volvía a mirar hacia la cama de mi hermana y allí seguía el difunto solo que esta vez giro la cabeza hacia mi y me sonrió socarronamente, encendí la luz de la mesita, vi perfectamente cual era la posición de mi hermana y me dije ahora que se como esta todo a terminado, pero no... al apagar la luz volvió la silueta del difunto solo que esta vez solo me miraba, sin sonreír..... y lentamente se fue desvaneciendo. Me quede en la cama con la vista clavada en el techo sin dormir hasta que amaneció........

A la mañana siguiente cuando llegue a la academia hable con Pili, le comente lo sucedido y ella me contó su experiencia ( también lo había visto) Cuando saco la foto que traía para enseñarme a su padre vi que era la misma persona, me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo y fui incapaz de centrarme en todo el dia. ESA FUE LA ULTIMA VEZ QUE JUGUÉ A LA OUIJA.

Enviado por: VSI

No hay comentarios:

Publicar un comentario