lunes, 9 de mayo de 2011

3 Leyendas en Mallorca


Es Puig de Ses Bruixes

En la isla de Mallorca, yendo por la carretera que va de Llucmajor hacia Algaida, a unos pocos kilómetros de la salida de Llucmajor, podemos divisar una pequeña cordillera montañosa, que junto al macizo de Randa constituyen el Sky Line característico de Llucmajor. En dicha cordillera se encuentra el peculiar Puig de Ses Bruixes (pico de las brujas). Tiene una altura de tan solo 359 metros, pero a pesar de ello, su aspecto es imponente. No es dificil imaginar contemplándolo que este pico debe tener leyenda y por supuesto, la tiene. Hace muchos años, los habitantes de Llucmajor y Algaida sufrían los ataques de las continuas bromas de las brujas que habitaban en él. Las muy pillas, en cuanto veían que algún vecino pasaba cerca con su carro, volaban a cientos hasta el pobre incauto haciéndose invisible y montándose encima del vehículo impidiendo que se movieran los carros del peso, atascaban dichos carros sin que el pobre vecino pudiera saber el motivo de porque no se movía y quedaban retenidas las ruedas para su desespero y risotadas de las brujas .esta era la típica trastada que hacían a la vecindad, aunque hacían muchas otras, hasta que llegó a oídos del Rey Jaume, que se cansó de tanto cachondeo brujeril y se dispuso a echarlas del pico. Se hizo acompañar por dos sacerdotes y un monaguillo y subió con su carro hasta la cima. Las brujas se espantaron de verles llegar y según dicen, cuando el rey plantó una cruz en la cima se fueron para siempre de allí. Y yo, que vivo muy cerquita de ese pico bello y misterioso me pregunto....realmente se fueron para siempre?. Quizás solo sean ahora más discretas. Me cuesta pensar que ya no viven ahí..tu que crees?

Atalaya de Ses Animes

En la isla de Mallorca, concretamente en Banyalbufar existe una torre a la que se le llama S´ Atalaya de ses Animes (la atalaya de las almas),situada a la salida de la población, en la carretera hacia Estellencs ubicada en un acantilado entre montaña, mar y cielo. Es una torre de vigilancia del siglo XVII de la que se han contado muchas historias mágicas, entre ellas la creencia de que las almas tejen unas invisibles redes en las noches de invierno para atrapar a quien se aventure a pasar por sus alrededores. Según cuentan, en este lugar ha habido misteriosas desapariciones e incluso suicidios lo que ha conseguido que crezca la idea de que este lugar tiene algo inexplicable. He querido adjuntar a la foto de la Atalaya, la carta del tarot...porque? Pues porque esta atalaya también fue parcialmente destruida por un rayo y no puedo evitar la comparación entre la atalaya y dicha carta cada vez que paso por ahí. Sea como sea, cuando visitéis esta isla, no dejéis de pasar por allí. Un paisaje especial os espera desde este misterioso mirador y a pesar de lo trágico y tenebroso de la historia, la imagen del acantilado, la atalaya, el mar, el cielo y la magia del lugar, os proporcionaran un bello espectáculo sin duda...eso si, quizás sea mejor alejarse antes de que anochezca...

Las Montañas Gemelas

En las isla de Mallorca existen dos montañas gemelas cargadas de leyendas. Su visión es impresionante dado el enclave atractivo en el que se encuentra y esa imagen, de esas dos montañas,tan parecidas en su silueta, una frente a la otra de esa manera tan simétrica, recuerda a quien lo ve, como una enorme entrada hacia otro mundo, como si las dos montañas, cual columnas, custodiaran la frontera hacia un mundo mágico, una entrada gigantesca al valle de Solleric por donde transcurre la carretera hacia Orient. Una de ellas se llama S Álcadena y su gemela Puig des Castell, en la que ,como su nombre indica existe un castillo, el Castell d´Álaró, que fue una de las fortalezas más importantes de la isla. Desde el Castillo se tiene una panorámica impresionante, la bahía de Palma, la lejana silueta de la isla de Cabrera y las montañas más occidentales de la isla. En el Puig des Castell existe una cueva llamada “Sa cova de ses meravellas”,(la cueva de las maravillas),donde cuentan las leyendas se escondían las brujas de la zona, en una ciudad interior resplandeciente y cargada de tesoros. Existe una leyenda que cuenta que un tal Felet, se aventuró a adentrarse en la cueva, entonces sonó un trueno enorme que hizo temblar la montaña y nunca más se supo del osado mallorquín. También se relaciona ese enclave geográfico en la que están situadas ambas montañas con la terrible inquisición. Alaró fue uno de los centros donde se estableció. La finca de Sa Taulera Vella, el Puig de Son Damus y el pequeño bosque de Mainou, eran lugares cercanos a las montañas y donde la inquisición practicaba su peculiar sentido de la justicia. La tradición cuenta que en las noches de aquelarres, las brujas tiraban larguísimos hilos que hilaban por el día, y se lanzaban de una montaña a otra, gritando y bailando hasta que amanecía, momento en el que agotadas volvían a su guarida. Quien tiene la suerte de conocer el lugar, sabe que algo misterioso y mágico guardan aquellas montañas, y que no es extraño que para los mallorquines este sea un punto mágico y cargado de leyendas. Ningún viajero puede quedar indiferente al cruzar por la carretera que queda justo en medio de ambas montañas...y todo aquel que pasa, no puede evitar, contener la respiración hasta que traspasa la frontera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario