lunes, 4 de abril de 2011

Papá, ¿estás aquí?



Mi padre estaba muerto. Yacía junto a mí sobre su lecho de eternidad. Parecía dormido,
como en los recuerdos de lejanas noches de verano pasadas en la infancia. Pero ahora su
semblante estaba cubierto por un frío halo de palidez y sus manos cruzadas sobre un pecho
inerte que había olvidado su pulso vital. No siempre resulta fácil asimilar los fenómenos que
llegan ocultos bajo la irreal impresión de cotidianidad inmutable donde creemos existir.
Orden lógico es que el hijo vele el cuerpo del padre, ambos en silencio, mutua obediencia
de la ley que no puede ser ignorada ni transgredida en forma alguna. Su rostro severo, ausente
de piedad por sí mismo, admirable en su serenidad, frente a la triste mirada de su hijo ante la
despedida que nunca termina en la memoria de los vivos, que deviene en reencuentro con el
paso de los años.

Contemplé al hombre que me había dado la vida, sintiendo que una parte de mí había muerto,
y algo de él seguía viviendo en mi interior. Sentí que así hubiera sido yo de haber vivido en su
tiempo, y que las arrugas de mi rostro estarían ahora en el suyo si hubiese conocido aquello
que mi experiencia alcanzó en sensibilidad y razón.

Si tuviese que destacar la cualidad más característica de mi padre, creo que ésta sería sin lugar
a dudas su intensa e inagotable vitalidad, que hacía extensible a las personas que se
encontraban a su alrededor. Siempre activo, incansable, ocupando sus horas en las más
diversas actividades que puedan imaginarse. Pero sus acciones nunca carecían de la justa
dosis de reflexión necesaria, suministrada por su aguda e inquieta inteligencia. Demostró que
los sabios no tienen porqué ser exclusivamente hombres de pensamiento y actitud
contemplativa. Decía no tenerle miedo a nada en este mundo y así lo reflejó constantemente en su conducta hasta el
último día, hasta el último aliento, sin derrumbarse moralmente ni por espacio de un solo
segundo. Se despidió de nosotros con una solemne sonrisa, expirando serenamente como
uno de los héroes de leyenda de la Antigüedad. Jamás conocí –y seguro estoy de que jamás
conoceré persona más firmemente arraigada a la dura tierra de la realidad natural tal cual es.

Cuando era niño –y aún más en mi adultez, su valor y entusiasmo ante las cosas me
impresionaba, era un ejemplo viviente para mí. Siempre me preguntaba cómo era posible
poseer semejante valentía inquebrantable conociendo las múltiples formas que adopta el
horror para manifestarse en nuestro mundo. Era sencillamente increíble. A él debo la solidez
de mi carácter y una personalidad sin fisuras. Cuánto le iba a echar en falta.

El velatorio tocaba a su fin, estaba amaneciendo. Pronto vería el cuerpo de mi padre por último
vez, antes de que la tierra le acogiese en su seno maternal para proporcionarle el eterno
reposo. Repentinamente, ante mi espanto, papá se incorporó furiosamente de su ataúd, abriendo
sus ojos vidriosos, donde brillaba la inconfundible huella de la locura y la desesperación
absolutas; y clavó aquellos ojos ensangrentados sobre los míos, mientras mi corazón
golpeaba los orgánicos muros de su encierro y mi mente pugnaba por evadirse de la
evidencia que era incapaz de asimilar.

Me agarró por los hombros con sus rígidas manos de hielo y comenzó a gritarme
guturalmente palabras impronunciables para un pecho privado de aire:

¡La vida nunca termina! ¡Me oyes, hijo mío! ¡Nunca termina! –chilló monstruosamente
¡En la muerte se cumple el más profundo de nuestros miedos! ¡Perdóname por haberte traído
al mundo, hijo mío, perdóname!

Y así fue como descubrí, antes de perder el sentido, que lo que impulsó la vida de mi padre
fue su deseo de encontrarse con la muerte.

En cierto modo, mi padre siempre había estado muerto.

Enviado por Luis Barmer

No hay comentarios:

Publicar un comentario