viernes, 22 de abril de 2011

El Bosque del Miedo


De niño nunca me permitieron acercarme al bosque porque es muy peligroso, no importa que tan osado fuera la persona era muy difícil salir, si lo hacías morías a la semana de haber salido, si tenias suerte ya no regresabas. Nadie podía entrar, algunos lo hacían a escondidas, ya que siempre que uno anunciaba lo persuadían por todos los medios, pero la sed de aventuras y descubrir algo nuevo era mas que los regaños de una madre, del cura y de los amigos. Si alguien lo hacia se le preparaba un funeral decente, y no había cuerpo a menos que regresara y la persona siempre terminaba picoteada de casi todo su cuerpo menos de la cara, de ahí el nombre del bosque de agujas. Todos los que volvían tenían amnesia y nunca se sabía que les había pasado y nadie podía relatar lo que les sucedía, la verdad se la llevaban a la tumba y por todos los medios nunca podían recordar. Los viejos decían que era una bruja, otros que veneno en el aire, que había insectos venenosos, muchas teorías y sin embargo algo los hacia olvidar, solo recordaban todo antes de entrar, de ahí en adelante todo estaba en blanco. Todas las mañanas miraba por mi ventana, me recargaba en el marco y lo veía brillar, un bosque hermoso pero muy peligroso. Siempre me pregunte porque entraban, que era lo que había dentro que era tan peligroso, ahora conozco la respuesta. Han pasado ya dos años desde que alguien quiso entrar, ya todo es normal pero se vive con miedo a entrar, yo solo le tengo respeto, pero la curiosidad me mata, se que si entro ya nada será igual y moriré. Es un suicidio, siempre decían eso, cualquier persona que quiera ir debe estar mal de la cabeza, deja de pensar en tonteras, mejor dedícate a tu trabajo o a estudiar, siempre tenían miedo, además no se permitía que nadie fuera. Llego un momento en que mi vida ya no dio para mas, era vacía y monótona, si no acudía al bosque yo mismo me iba a suicidar en la casa, nadie de mis amigos sabe de mis intenciones y no lo sabrán hasta el amanecer. Si me voy a suicidar no quiero morir sin saber antes que hay ahí. No tengo miedo, lamento que mucha gente sufra por mi muerte, de todas formas me hubiera suicidado tarde o temprano. Les pido disculpas por mi prematura partida de este mundo, no quiero que me hagan un funeral, ni una tumba, solo quiero que me recuerden tal y como fui, no me lloren, ni se depriman, algún día estaremos todos juntos. Es una linda noche para morir, con la oscuridad cubriéndome salí de casa y camine un buen tramo hasta llegar afuera de la ciudad, los letreros de advertencia me indicaban el camino, ya solo seria cuestión de poco tiempo para llegar. Desde aquí puedo ver mi casa, mi ventana y mi cuarto, el lugar de donde podría verme a mi mismo si estuviera en dos lugares a la vez, me saludaría y me despediría de mi y de este mundo, pero eso es imposible. Solo un pasó más y a partir de aquí ya no hay marcha atrás, esta noche he de morir de la forma que siempre soñé, mi sueño se hará realidad sin importar que me mate a mi mismo y sacrifique mi vida en un solo sueño. Un sueño que para el resto es insignificante, estúpido y sin sentido, un anhelo que mata cumpleaños, navidades y años nuevos, pide mucho y no sabes que obtienes nada a cambio, lo que pase después es desconocido. En la mañana encontrarán las cartas que deje a mis padres, a mis hermanos, a mis amigos, a todas las personas que son queridas para mi y para quienes soy importante, ya no hay retorno.

Enviado por: Intotheshadows

No hay comentarios:

Publicar un comentario