lunes, 1 de mayo de 2017

El humanoide de Rosas

Gracias al programa Cuarto Milenio dirigido por Iker Jiménez, los amantes del misterio pudimos conocer más detalles de lo ocurrido aquella fría noche del 25 de Marzo de 1971. No os aburriré relatando el caso, pues ya tenéis suficiente información en la red, incluyendo entrevistas al principal implicado Jesús Jofre, pero sí me gustaría hacer un breve resumen para situaros.
En la base militar aérea EVA número 4, ubicada en el monte El Pení, en Roses (Girona), los soldados que estaban de guardia llegaron a observar a un ser humanoide de unos 2 metros de altura, larga cabellera y llamativo cinturón. Los soldados llegaron a disparar contra dicho ser al ver que éste se aproximaba a ellos. Tras el tiroteo, el supuesto humanoide dio media vuelta y desapareció destrozando una parte de la valla del recinto.

- Los perros de la base, minutos antes del suceso, estaban alterados y ladrando como no era habitual en ellos.
- Se observa en el cielo, en la vertical de las casetas de microondas, un OVNI en forma de lenteja que desprendía una luz. Al poco desaparece con un movimiento brusco.
- El perro principal, escogido para rastrear qué estaba pasando, de repente se paró en seco, marcando posición, antes de visualizar ninguna silueta.
- Tras el tiroteo y posterior media vuelta del supuesto humanoide, los soldados oyeron un ruido fuerte en la valla.
- A la mañana siguiente, con motivo de localizar rastros de lo ocurrido, no encuentran pisada alguna, pero sorprendentemente un trozo de la valla había desaparecido por completo. El vallado estaba formado por dos líneas de verjas, una interior y otra exterior, el trozo desaparecido era únicamente del interior.
- Al cabo de 2 noches, el OVNI volvió a aparecer y fue observado por la totalidad de la base.
- Días después, los perros no querían salir de la perrera, y cuando lo hacían actuaban de una forma irracional, como persiguiendo fantasmas, y en ocasiones se oía a la valla temblar.
- El caso no ha sido desclasificado por el ejército.
- Al mes y medio de lo ocurrido, aparecieron 3 militares americanos, que sometieron a fuertes interrogatorios a los implicados, recomendándoles olvidar lo sucedido y haciéndoles curiosas fotos con flash a pleno sol buscando pared blanca de fondo.
- Otro de los testigos afirmó que esa misma noche observó como un objeto grande y oscuro impactó directamente contra el mar, en la Bahía de Rosas, generando una explosión luminosa tal que le afectó ligeramente a los ojos.
- A Jesús Jofre le cambió completamente su vida ya que se dedicó a buscar respuestas a todo esto. Tras una primera fase de mucho viajar y explorar, reparó en que la clave estaba en crecer interiormente como persona. Según cuenta ha conseguido mantener futuros contactos, en concreto ya con un ser de quinta dimensión, y se dedica a transmitir los conocimientos que de él recibe.
Bien, a partir de aquí, cada uno podrá interpretarlo como quiera, claro está, pero siendo lo más objetivo posible hay que reconocer que algunos detalles de los aquí expuestos no tienen una fácil explicación terrenal.
Es cierto que la actitud de los perros, el ruido de las vallas y demás... pueden tener mil explicaciones. También es verdad que podemos pensar que la visualización del OVNI puede ser algún tipo de efecto óptico, pero cuando posteriormente vuelve a aparecer, y son muchos los testigos los que observan, esa justificación ya pierde sentido, aún más cuando el otro compañero tuvo una afectación ocular debido al fogonazo que se produjo al ver un objeto introducirse en el mar.
La presencia de los militares americanos y sus interrogatorios, fotos, y coacciones, entran dentro de lo lógico, pero resulta muy sorprendente, mucho, que este caso no haya sido desclasificado aún por el ejercito, ... me parece altamente extraño.
El posterior cambio de vida del principal implicado, y su discurso actual seguramente genera mucha controversia, pero cuanto menos da mucho que pensar.
Y para mí los 2 detalles que son más significativos son los siguientes. Por un lado la aparición del humanoide, pues no fue un único testigo, sino dos, los que lo vieron llegando incluso a disparar contra él. Y el otro aspecto altamente sospechoso es la rotura de la valla. Una valla, en condiciones normales, si se rompe lo hace venciéndose en una dirección, pero no desaparece un trozo de la misma. El que sólo haya desaparecido la parte interna del vallado lo hace todavía más enigmático...

No hay comentarios:

Publicar un comentario