jueves, 20 de abril de 2017

Thomas Johnson: El niño que desapareció y regresó a los 60 años

Los viajes en el tiempo, han captado la atención en los últimos años, esto es porque existen diferentes relatos y testimonios, de personas que afirman haber presenciado o incluso experimentado, este extraño fenómeno.
El caso que hoy les voy a presentar, se destaca por ser uno de los más asombrosos, ya que esta persona habría desaparecido misteriosamente y regresado 60 años después, casi son diferencias físicas.

Este es el caso de Thomas Johnson, sucedió en Julio del año 1912, Thomas era un niño común de 10 años, que vivía con sus padres en una granja de Nueva York, pero un día cuando Thomas estaba jugando con sus amigos cerca de un lago artificial que también era parte de la granja de su padre y que ya estaba allí cuando su padre había comprado la granja, su padre le había prohibido a él y a sus amigos jugar cerca del lago, ya que le aseguraba que cosas muy extrañas ocurrían alrededor y dentro del lago, en ocasiones animales que iban al lago desaparecían en sospechosas circunstancias y no volvían jamás. Thonas, fue incrédulo a estas afirmaciones de su padre e ignoró por completo las advertencias, algo que posiblemente lamentó después.
Según los testigos, de forma súbita y repentina se comenzó a formar un "remolino" en aquel pequeño y misterioso lago, los niños estaban sin palabras, y solo pudieron mirar con gran asombro ese misterioso fenómeno, Thomas no logró contener su curiosidad y se acercó un poco al lago para poder observar mejor lo que estaba sucediendo, cuando de pronto, los niños asustados fueron testigos de cómo aquel remolino lo absorbió por completo, haciendo desaparecer a Thomas por completo en el agua.
Sus amigos muy asustados, corrieron con el padre de Thomas, para alertarle de lo que había sucedido, su padre corrió rápidamente hacia el lago, pero ya era demasiado tarde, posteriormente el padre de Thomas, dio aviso a las autoridades que también buscaron a Thomas por semanas sin encontrar ninguna señal del niño, su caso fue finalmente dado como terminado y nunca más volvieron a buscarlo.
El padre de Thomas, siempre se culpó por lo ocurrido, ya que a pesar de sus advertencias, sentía que no habían sido suficientes para evitar la tragedia, los años pasaron y el padre, no terminaba de superar por completo el trágico accidente de Thomas, pero algo totalmente inesperado estaba por ocurrir.
En Julio de 1970, casi 60 años después del trágico y desafortunado evento, el padre de Thomas, ahora con 91 años, se encontraba caminando por su propiedad, y por aquel misterioso lago que solía recorrer, para rememorar los recuerdos de su hijo, cuando sin esperarlo, vio con mucha sorpresa, como en el extraño lago se comenzó a formar un remolino, exactamente similar al que había absorbido a su hijo, el padre de Thomas, continuó mirando desde lejos, pudo ser testigo de cómo ese misterioso remolino trajo de nuevo a la superficie a su hijo Thomas, 58 años después.
Thomas, estaba totalmente perdido y desorientado, al ver a su padre ya muy anciano, naturalmente no lo reconoció y se asustó al principio, pero luego de una conversación supo que se trataba de su padre, Thomas ahora ya tenía 15 años, tan sólo habían pasado 5 años para él, mientras que para su padre y el mundo, habían pasado 58 largos años.
Las autoridades al enterarse del misterioso suceso, tomaron sus huellas dactilares, ya que al principio creyeron que podría tratarse de algún engaño o de un impostor, con el propósito de estafar al pobre anciano, pero al ver los resultados quedaron totalmente sorprendidos, cuando las huellas eran exactamente iguales a las de Thomas Johnson, el niño que había desaparecido en 1912, con tan solo 10 años.
Como era de esperarse, este caso llamó tanto la atención, que tanto Thomas y su padre, decidieron mudarse y cambiar de identidad, el niño jamás quiso revelar que fue lo que vio o vivió en ese periodo de tiempo.

¿Pudo haber sido Thomas Johnson, víctima de una abducción extraterrestre? ¿Experimentó realmente un deslizamiento en el tiempo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario