sábado, 19 de noviembre de 2016

El bosque de la Bruja en Charlottesville

Estados Unidos es un país lleno de una cultura apasionante y enriquecedora, sobre todo para los sentidos.
Pero no solo eso, ya que este país alberga en sus raíces miles de profundos y aterradores misterios, que muy pocos son los que se atreven a descubrirlos.
Ya sea porque se trata de las sociedades secretas o por las leyendas aterradoras que poseen.
Y es con estas últimas, con las que nos quedaremos este día. Existe una leyenda muy popular en un estado americano (Virginia) el cual todos sus habitantes siempre tienen presente cada vez que van a acampar.
Quédate conmigo y descubre la aterradora historia de 6 Boy Scouts, que lo pasaron terriblemente mal, cuando fueron a pasar una noche en territorio de brujas...
Empecemos...

NUNCA VAYAS SOLO A LA MANSIÓN DUNLORA

Puede que esta leyenda no la encuentres en ningún libro, biblioteca o documento histórico. Se trata de una de esas leyendas a las que se les llama "urbanas".
Este tipo de leyendas tiene la particularidad, que su conocimiento solo lo conocen aquellas personas que viven en dicha ciudad o por sus alrededores. Es muy raro, que personas lejanas conozcan una de estas leyendas.
Así que serás de las muy pocas personas que lean sobre esta leyenda americana.
Nos tenemos que ir hasta el pueblo de Charlottesville, Virginia. Aquí los habitantes de este pequeño pueblo, tiene unas normas básicas. La que más llama la atención de ellas, es la 3ª.
No es broma, cualquier persona que resida aquí te lo comentará sin tener que presionarle mucho.
Volviendo a nuestra historia, esta casa a la que todos temen, se encuentra justamente al final de un largo camino, en mitad de la nada y que va a dar a las profundidades de un bosque.
La propiedad pasó por muchos dueños, pero allá por el 1900 una mujer se hizo con las tierras. Se dice que esta mujer era una bruja auténtica. Y desde entonces nadie se atrevía a ni tan siquiera acercarse a dicha propiedad.
Lo curioso del asunto, es que justamente detrás de esta casa encantada, había un hermoso bosque, perfecto para acampar por las noches.
Todos aquellos que lo hacían, tenían extrema precaución de jamás, pisar un poco las tierras de esta temida bruja. Nadie se atrevía a retarla.
Ese mismo año, un grupo de 6 Boy Scouts fueron a pasar la noche a ese bosque, ninguno de estos niños conocían la terrible historia.
El líder del grupo de los jóvenes, tampoco conocía muy bien las leyendas de este bosque, solamente el lugar le pareció fantástico para que estos chicos aprendieran a estar de la mano con la naturaleza.

LA NOCHE MÁS FRÍA

Ya que ninguno de los componentes del grupo de exploradores conocía la leyenda ni siquiera el líder del grupo, sin quererlo traspasaron la delgada línea de la propiedad de la bruja.
En la noche, el profesor encargado de los jóvenes, advirtió que cada Scouts, debería ir preparándose para dormir.
El líder de los Scouts fue despertado en más de una ocasión, por ruidos extraños que provenían de la oscuridad del bosque.
Cuando ya por fin estaba a punto de quedarse dormido, otro ruido lo desvela. Esta vez viene de una de las tiendas de campaña de los niños. Asustado, fue de inmediato a comprobar que los niños estaban bien.
Nada más salir, se percató de que las lonas de las tiendas, estaban todas abiertas. No había ninguna que estuviera cerrada.
Pensó que los niños habían ido a explorar de noche, así que junto con su linterna, empezó a gritar los nombres de todos los niños. A lo lejos, pudo ver una pequeña luz que venía del bosque.
Presa del pánico se pensó que era allí donde estarían los chicos. Cuando llegó no había absolutamente nadie. De nuevo, volvió a gritar los nombres de los niños, pero solo escuchaba el eco de su propia voz, rebotando contra los árboles.
Para asegurarse de donde era que realmente venía la luz se alejó un poco de donde estaba el campamento. Se percató de que la luz de una sola vela, venía de la Mansión Dunlora.
Sin pensárselo dos veces fue a buscarles. Cuando llegó al porche de la casa, se percató de que esta tenía la puerta de la entrada abierta. Dio un par de pasos y logró entrar.
Cuando lo hizo, apuntaba con su linterna, ya que estaba muy oscuro. No había nadie en su interior, estaba todo cubierto de polvo y telas de araña, más bien parecía estar abandonada. Parecía más bien un museo bien conservado, salvo por la acumulación de polvo.
De nuevo llamó a los chicos. Seguía sin haber respuesta. Puesto que no había nadie, de nuevo decide salir fuera para retomar la búsqueda en el bosque.
Cuando sale, ve que una de las puertas de la bodega está abierta, no le hace mucho caso y continúa. En ese momento cuando ya se alejaba, escuchó la voz de uno de los niños del grupo que venía del interior de la bodega.
Bajó las viejas y crujientes escaleras de madera que daban a la bodega. Cuando llegó y apuntó con su linterna, pudo ver un gran espacio vacío con paredes de bloques de hormigón.
No vio absolutamente a nadie en su interior. Sin querer, su linterna cae al suelo, con tan buena suerte que el halo de luz, encuentra el sombrero verde de uno de los Scouts.
Absorto por lo que acaba de encontrar, escucha un ruido que le sobresalta. Intentando llegar a la linterna, puede ver que justo delante del halo de luz, hay algo que antes no estaba.
Cuando por fin logra coger la linterna, ve una sombra. Aterrado, va subiendo poco a poco y se va dando cuenta de que esa sombra es la de una mujer.
Allí estaba él junto a ella. Una mujer con una sonrisa malévola, dientes afilados... el líder deja escapar un terrible grito de pánico y deja atrás a esta extraña mujer.

EL TRÁGICO ENCUENTRO

Corriendo a toda prisa de la bruja, no hacía nada más que correr y mirar hacia atrás. Cada vez que lo hacía, podía ver los ojos luminosos de esta mujer cada vez más cerca.
Llevaba tiempo corriendo cuando algo hace que pare de inmediato. Era unos cuerpos.
Asustado vuelve a mirar atrás y ve con alivio que no está la bruja. Se centra en lo que había delante y se sorprende a la vez que el miedo recorre todos y cada uno de los rincones de su cuerpo.
Cuando apunta hacia delante con su linterna, lo primero que ce son los ojos muertos de los 6 niños que le acompañaban. El líder absorto por lo que ve, observa que todos los niños tienen sus estómagos rajados de arriba abajo. Al ver esto el hombre se desmayó.
Al no llegar a casa, los padres llamaron a la policía y ésta fue en busca de los niños. Nada más llegar al bosque se encontraron con el cuerpo del líder del grupo. Lo despertaron y lo llevaron a uno de los coches.
Éste pronunciaba palabras inteligibles para los agentes sobre sus Scouts, dado que no lo entendían, deciden ir a buscarles. Al llegar al camping, ven dentro de las tiendas a los niños descuartizados, cuando aun descansaban.
Lo más perturbador fue que los agentes se encontraron en el fuego, parte de las entrañas de estos niños, como si los hubiesen puesto ahí para comer.
Finalmente el líder de los chicos es detenido, pero aun no acaba la historia. Meses después, en el porche de la casa, crecieron sin que nadie los plantara, 7 árboles enormes. La gente cree que son las almas de los 6 Scouts que sufrieron los terribles tratos de la bruja y el séptimo es la mente del líder de los Scouts.
Hoy en la actualidad, se pueden ver estos 7 árboles desde la lejanía de la carretera.

Nunca debes pasar tú solo la propiedad de la Mansión Dunlora, ya que la bruja lo sabrá y acabará con tu cordura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario