domingo, 25 de septiembre de 2016

Aradia: El Evangelio de las brujas

Una mujer llamada Magdalena entregó a Charles Leland un manuscrito que recogía los ritos y creencias de una antigua religión relacionada con la brujería y que se desarrolló en la Toscana. Era Aradia: El Evangelio de la brujas.
¿Quién era Aradia? Aradia era la hija de la diosa Diana que fue enviada por su madre a la tierra para que enseñase brujería a los humanos más desfavorecidos para ayudarlos en su lucha social. Es una especie de figura mesiánica.
Charles Godfrey Leland fue un escritor y folclorista británico que estando en la Toscana, en 1886, conoció a una misteriosa mujer que decía llamarse Magdalena Talenti. Esta mujer le dijo que pertenecía a un antiquísimo linaje de brujas que habitaban en la Toscana desde la época de los etruscos.
Ella le hizo llegar un manuscrito, el "Vangelo", con los ritos y creencias en que se basaba su credo: la "religión antigua de las brujas". Leland lo tradujo y completó hasta conformar el "Aradia: El Evangelio de las brujas".
El libro, que además de un prefacio y un apéndice, consta de 15 capítulos, contiene ritos, hechizos, conjuros e historias relacionadas con la brujería, que son la base de una contrareligión opuesta al catolicismo y la jerarquía dominante. En el primer capítulo explica cómo Aradia enseña a sus seguidores la práctica de la brujería. Sus primeras discípulas fueron esclavas que escaparon del dominio de sus amos para convertirse en ladronas y a las que Aradia enseña brujería para que persigan a los opresores y malvados que pueblan la tierra. En los siguientes capítulos podemos encontrar, entre otras cosas, el orígen de Aradia, hija de Diana, y su relación con su hermano Caín y también explicaciones prácticas de cómo hacer conjuros, amuletos o los rituales a seguir durante los aquelarres. Uno de los conjuros más curiosos está en el capítulo IV y sirve para invocar el favor de Diana a través de una piedra agujereada que tiene que haberse hallado casualmente.
Entre los historiadores existen dudas sobre la veracidad del manuscrito. Éste, que estaba escrito de puño y letra de la propia Magdalena Talenti, puede ser la transcipción de una manuscrito más antiguo, de una tradición oral o tratarse simplemente de una falsificación. En todo caso, Leland lo consideró verdadero y consiguió editarlo. Cuando salió a la luz pública, fue la base para una nueva religión neopagana que deseaba hundir sus raíces en una tradición medieval unida a la brujería. En la década de los 50-60 del siglo XX, volvió a editarse y consiguió de nuevo influir en los seguidores del neopaganismo, actualmente prácticamente desaparecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario