jueves, 12 de marzo de 2015

Leyendas y Misterios de La Mezquita de Córdoba

LA CRUZ RASGADA
Esta leyenda se remonta al tiempo de la Córdoba árabe; había un joven cristiano que trabajaba en unas huertas cerca de Córdoba, que se enamoró de una joven árabe que iba a comprarle flores y frutas, le pidió que se casara con él y ella le prometió convertirse al cristianismo y hacerlo. La joven tenía un hermano con gran influencia en la corte, y la noche que iban a su bautismo, le salieron al paso unos soldados del hermano, que mataron a la joven y tiraron su cuerpo al río. Dicen que el cuerpo iba sobre el agua alejándose de Córdoba y que brillaba como si estuviera rodeado de estrellas. Al joven le hicieron cautivo y le ataron a una de las columnas de la mezquitas, expuesto a todo el desprecio de la gente. Se consolaba rasgando con la uña una cruz en el mármol. Cuando los árabes se dieron cuenta de que la cruz que había rasgado no se podía borrar, ahorcaron al cautivo en uno de los arcos, y luego le echaron al río Guadalquivir para que fuera rápido a encontrarse con su prometida a las puertas del paraíso. En el siglo XVIII, se colocó una barandilla de hierro alrededor de la columna. Tiene una reja que resguarda la cruz y sobre ella hay grabada esta leyenda "Este es el santo cristo que hizo el cautivo con la uña".


EL TORO
Cuenta otra leyenda que un labrador vivía cerca de Córdoba y tenía una gran yunta de bueyes, y que fue él el que trajo las piedras para labrar el altar mayor, el coro y el crucero. El último viaje que hizo fue a Cabra, para traer el mármol necesario para hacer las tres cosas. Tardó casi un mes en ir y volver con su pesada carga. El mismo día que llegó a Córdoba, cuando se fue a su casa uno de los bueyes se puso enfermo; inmóvil sobre la paja del establo el animal miraba a su dueño como despidiéndose, a la mañana siguiente murió. El hombre pidió a los canteros de la catedral que cuando labraran el mármol que él y sus bueyes habían traído se acordasen del buen buey que había muerto.


ESTRELLA DE LOS DESEOS
Dicen que en la Mezquita Catedral, existe una pequeña estrella, a la que algunos llaman la estrella de los deseos. Esta estrella se encuentra en una esquina de la Mezquita, junto a la calle Torrijos. Esta pequeña estrella es un fósil situado en la pared de la mezquita. Desde hace mucho tiempo la gente que pasa por delante de ella la toca y pide un deseo, intentando que la magia que la rodea le de un poco de suerte, y que se cumpla el deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario