jueves, 24 de enero de 2013

La muñeca maldita

Hace unos años en un pueblo de alemania vivían una familia la cual tenían una niña de unos 6 años de edad.
Paseando una tarde de primavera pasaron por una tienda de antigüedades la niña se quedó pegada al escaparate. Se giró y tirando del abrigo de su madre le dijo con impaciencia:
- ¡Mamá, mamá! ¿me compras esa muñeca?
La madre miró al escaparate y allí había una linda muñeca con un vestidito de época blanco, peli pelirrojo recogido con dos trenzas y unos ojos azules muy intensos.
La madre cogió de la mano a la niña y entraron en la tienda. Cuando regresaron a casa la niña estaba encantada con su nuevo juguete, subió corriendo a su habitación, se sentó en la alfombra que tenía a los pies de su cama y sacó la muñeca de la caja floreada en la que "descansaba" el juguete.
Al cabo de unos minutos la niña escuchó que su madre la llamaba para cenar, la niña cogió la muñeca y la puso en la estantería donde tenía todas sus muñecas.
Cuando la niña terminó de cenar, se cepilló los dientes, se puso el pijama y fue a su habitación, cuando la niña entró en su habitación vio algo muy extraño, las muñecas que tenía en las estanterías estaban todas en el suelo con la cabeza arrancada. La única muñeca que seguía en la estantería era la muñeca que su madre le había comprado en aquella tienda de antigüedades.
La niña guardó las muñecas decapitadas y las guardó en el baúl de los juguetes, cogió a la misteriosa muñeca y se metió en la cama. A media noche un extraño ruido despertó a la niña, se incorporó y vio que la muñeca no estaba junto a ella. Bajó de la cama y se dispuso a ir a la habitación de sus padres, cuando de repente sus padres se despertaron advertidos por un fuerte grito que la niña dió.
Cuando los padres fueron corriendo a la habitación vieron horrorizados que la niña estaba en el suelo con los pies ensangrentados, se acercaron y vieron que tenía en la planta de los pies cientos de alfileres clavados, como si alguien los hubiese dejado a posta para que la niña se los clavara.
Advirtieron un ruido en la cocina, cogieron a la niña en brazos y bajaron hacía donde provenía el ruido. Cuando bajaban por las escaleras de madera el padre cayó rodando las escaleras de una forma brutal, la madre que llevaba a la niña en brazos bajó corriendo y observó algo terrible, su marido tenía en la parte del tobillo, arriba del talón un corte muy profundo que no paraba de sangrar.
La madre y la niña horrorizadas miraron hacia la cocina, en penumbra divisaron una silueta que parecía ser de una niña pero muy muy bajita. La silueta se acercaba mas y cada vez mas a ella. Cuando la tuvieron cerca vieron que en realidad esa silueta era la muñeca, llevaba el vestido blando ensangrentado y en una de sus pequeñas manos llevaba una cerilla encendida. La madre desvió su mirada hacia la cocina mientras abrazaba muy fuerte a su hija y se percató de que allí olía fuertemente a gas. En cuestión de segundos aquella diabólica muñeca lanzó la cerilla hacia la cocina y en menos de un segundo la casa saltó por los aires.
Todos los miembros de la familia murieron, pero el gran misterio es que cuando los bomberos fueron a sofocar el gran incendio encontraron a la muñeca sentada en un rincón misteriosamente impoluta, como si no hubiese pasado nada.
Se dice que la muñeca fue llevada de nuevo a la tienda de donde salió, pero un día la tienda quedó presa de las llamas y desde entonces nunca se ha sabido que pasó con aquella maldita muñeca.

1 comentario: