miércoles, 15 de agosto de 2012

Jack "El Destripador"


Muchos son los asesinos en serie que a través de los tiempos nos han indignado con sus aberrantes crímenes  y su insano ensañamiento.
Uno de los casos mas emblemáticos es sin lugar a dudas, el del asesino llamado "Jack, el destripador", personaje londinense cuya trágica cruenta carrera se inició luego de asesinar a cinco prostitutas del poblado de Whitechapel en 1888.

                                 Tras el rastro de Jack

El tan aberrante nombre que lo lanzó a la fama fue obtenido en una de las cartas que supuestamente el asesino había escrito a la Agencia Estatal de Noticias de Londres, el 25 de Septiembre de 1888, diecisiete días después de su segundo asesinato. El supuesto autor de los asesinatos escribió en esa carta lo siguiente:

"Querido jefe, desde hace días oigo que la policía me ha capturado, pero en realidad todavía no me han encontrado. No soporto a cierto tipo de mujeres y no dejaré de destriparlas hasta que haya terminado con ellas. El último es un magnífico trabajo, a la dama en cuestión no le dio tiempo a gritar. Me gusta mi trabajo y estoy ansioso de empezar de nuevo, pronto tendrá noticias mías y de mi gracioso jueguecito...

Firmado: Jack el destripador.

No obstante, fue la carta recibida por el entonces presidente del Comité de Vigilancia de Whitechapel, George Lusk, el 16 de Octubre de 1888, la que muchos indican es atribuible al descuartizador. La carta decía lo siguiente:

"Desde el infierno. Señor Lusk. Señor le adjunto la mitad de un riñón que tomé de una mujer y que he conservado para usted, la otra parte la freí y me la comí, estaba muy rica. Puedo enviarle el cuchillo ensangrentado con que se extrajo, si se espera usted un poco."

Firmado: Atrápeme cuando pueda, señor Lusk

Las sospechas, muchas de ellas son verdaderas especulaciones, como el caso del afamado escritor Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes, quien sospechaba que el verdadero asesino no era un hombre, sino una mujer quien se disfrazaba de hombre para despistar a los miembros de Scotland Yard.
Se barajaron multitud de sospechosos, entre los que se encontraban: médicos, carniceros, un barbero, un príncipe e incluso un pintor.
Scotland Yard tenía la seguridad de que el asesino sería un hombre y no una mujer, por la facilidad que tenía de acercarse a las prostitutas. Hay quien dice que podría ser un cirujano, ya que muchas de las incisiones eran limpias y precisas, y el asesino tenía nociones de anatomía.
El caso es que la identidad de Jack el destripador sigue siendo un auténtico misterio...


No hay comentarios:

Publicar un comentario