miércoles, 17 de mayo de 2017

La verdadera historia del fantasma del hotel de "El Resplandor"

Situado a solo 8 kilómetros de la entrada al Parque Nacional de las Montañas Rocosas, este "resort" inaugurado en 1909 atrajo a Stephen King en busca del miedo.
"ESA NOCHE SOÑÉ QUE MI HIJO DE 3 AÑOS CORRÍA POR LOS PASILLOS, MIRANDO HACIA ATRÁS SOBRE SU HOMBRO, CON LOS OJOS DILATADOS, GRITANDO. ESTABA SIENDO PERSEGUIDO POR UNA MANGUERA DE INCENDIO. ME DESPERTÉ CON UN TREMENDO ESPASMO, SUDANDO ENTERO, A UN CENTÍMETRO DE CAERME DE LA CAMA. ME LEVANTÉ, ENCENDÍ UN CIGARRILLO, ME SENTÉ EN UNA SILLA MIRANDO POR LA VENTANA A LAS ROCOSAS Y, PARA EL MOMENTO EN QUE EL CIGARRILLO SE HABÍA CONSUMIDO, TUVE EL ARMAZÓN DEL LIBRO FIRMEMENTE ESTABLECIDO EN MI MENTE".
Este sueño, que Stephen Kimg compartió con su biógrafo George W. Beahm, fue la gran inspiración que llevó al gran escritor de terror a escribir una de sus más aclamadas novelas: "El Resplandor". Pero nada de esto habría pasado por su mente si no hubiera decidido visitar con su familia uno de los lugares más fantasmagóricos de Estados Unidos: el Hotel Stanley.
Situado en el municipio de Estes Park (Colorado), y a solo 8 kilómetros de la entrada al Parque Nacional de las Montañas Rocosas, el establecimiento - que King bautizó en su libro como Hotel Overlook - fue inaugurado en 1909 con la intención de alojar a la creciente clase alta urbana del país, para que pudiera vivir unas vacaciones en un entorno natural abrumadoramente salvaje pero sin renunciar a ninguna de las comodidades de un hotel de primera.
Su fundador, Freelan Oscar Stanley (1849 - 1940), pionero del revelado fotográfico, la automoción y la construcción en hormigón armado, además de un respetado luthier, contrajo tuberculosis y decidió recorrer los 3.200 kilómetros que separan Massachussets de Colorado para respirar aire fresco. Su mujer y él acabaron en Estes Park y, tras pasar todo el verano en las montañas, su salud mejoró notablemente.
Impresionado por la belleza del valle, pero no con las humildes opciones de alojamiento de la zona, Stanley decidió construir un hotel "como Dios manda", en el que pudieran alojarse sus amigos de la alta sociedad de Nueva Inglaterra. Sin escatimar en gastos levantó, en lo que entonces era el medio de la nada, un enorme edificio de 48 habitaciones con ascensor hidráulico, alumbrado eléctrico y de gas, agua corriente y teléfono. El hotel contaba incluso con un flota de coches a vapor de 12 plazas diseñados por el propio Stanley para llevar y traer a los huéspedes a la estación de tren situada a 30 kilómetros.
Durante sus años de esplendor el hotel recibió la visita de personalidades como Theodore Roosevelt, Bob Dylan, Billy Graham, el emperador Hirohito de Japón o John Philip Sousa, pero, pese a la dedicación de Stanley, el proyecto fue un fracaso. El establecimiento solo abría en verano (el hotel no contó con calefacción hasta 1983) y no lograba atraer a la suficiente clientela para que salieran las cuentas. En 1926 su fundador lo vendió a una compañía privada creada con la única intención de gestionar el establecimiento y en años sucesivos fue cambiando de manos, mientras el hotel entraba en franca decadencia.
No ayudó tampoco que empezaran a circular rumores que aseguraban que el hotel estaba encantado. Las historias de fantasmas aparecieron poco tiempo después de la inauguración. En 1911, Elizabeth Wilson, una de las camareras de piso de electrocutó durante una tormenta. Aunque no murió, en la habitación donde recibió la descarga, la 217, empezaron a registrarse fenómenos supuestamente paranormales.
Con los años, los huéspedes y el personal se convencieron de que en el hotel pasaban cosas extrañas: desde ropa que salía por arte de magia de la maleta, a elementos que se movían o luces que se encendían solas, y extraños ruidos de niños jugando en un lugar en el que solo había adultos. En definitiva, lo normal en un edificio gigantesco y medio abandonado en el que todo el mundo se convenció de la existencia de fantasmas.
Medio siglo después de su inauguración, en los años 70, la zona de las Montañas Rocosas - que había sido declarada parque Nacional en 1915, gracias en parte al esfuerzo de Stanley - era un centro turístico de primer orden, pero el hotel Stanley estaba al borde de la quiebra: a los ricos allí no se les había perdido nada y los nuevos viajeros mochileros no podían pagar lo que costaban sus habitaciones. Pero fue entonces cuando el establecimiento recibió la visita de su huésped más insigne, que cambió para siempre su historia (y le devolvió los visitantes).
Tras publicar sus 2 primeras novelas, "Carrie" y "El misterio de Salem's Lot", Stephen King empezaba a ser un escritor conocido, pero quería que su nueva novela fuera distinta o, al menos, que no estuviera ambientada en Maine. Así que abrió un mapa de Estados Unidos, lo puso sobre la mesa de la cocina y buscó al azar un lugar donde ambientar su próximo libro. Su dedo cayó sobre Boulder, Colorado, y a principios de 1974, junto a su esposa, Tabitha, y sus 2 hijos, Naomi y Jose, se mudó a la otra punta del país.
Con motivo de la festividad de Halloween, King decidió pasar unos días de vacaciones junto a su mujer y buscando lugares cerca de su nueva casa, dio con el Hotel Stanley. Tal como se cuenta en su biografía - "Stephen King: America's Best-Loved Boogeyman" -, el escritor se registró en el hotel un 30 de Octubre. Justamente en la habitación 217. "CUANDO LLEGAMOS, ESTABAN A PUNTO DE CERRAR POR FIN LA TEMPORADA, Y ASÍ NOS ENCONTRAMOS COMO LOS ÚNICOS HUÉSPEDES DEL HOTEL, CON TODOS ESOS LARGOS Y VACÍOS PASILLOS...", explicó el novelista.
La noche de su llegada, el matrimonio King pidió el único plato disponible a estas alturas en el restaurante del hotel. "CON EXCEPCIÓN DE NUESTRA MESA, TODAS LAS SILLAS ESTABAN ENCIMA DE LAS MESAS", relató el escritor. "MIENTRAS, LA MÚSICA HACÍA ECO EN EL PASILLO, Y FUE COMO SI DIOS ME HUBIESE PUESTO ALLÍ PARA ESCUCHAR Y VER ESAS COSAS. Y CUANDO ME FUI A LA CAMA ESA NOCHE, TUVE EL LIBRO EN MI MENTE".
Tras la cena, Tabitha se marchó a la cama, pero su marido, suponemos que en busca de inspiración para su libro, decidió dar un paseo por el hotel vacio. Y, como no podría ser de otra forma, acabó en el bar, donde empezó a barruntar el personaje de Jack Torrance, el protagonista de "El Resplandor", que tiene mucho de autobiográfico (entre otras cosas el alcoholismo).
El libro se publicó 3 años después de la visita de King al hotel, en 1977, y fue su primer superventas, que le consagró como el gran autor de terror del momento. En 1980, Stanley Kubrick estrenó su famosa adaptación de la novela. Y, aunque ninguno hace referencia al hotel real en el que se ambienta la historia, pronto el Stanley empezó a recibir cientos de visitantes que buscan ver a sus famosos fantasmas.
En cuanto los dueños del Hotel Stanley percibieron que su fama de fantasmagórico podía atraer más turistas de los que ahuyentaba, empezaron a promocionar esta faceta del establecimiento. "Después de un siglo de recopilar espíritus", puede leerse en su página web. "el hotel ha sido reconocido por los especialistas y expertos en el campo de la investigación paranormal como uno de los sitios más activos de la nación".
Y, claro está, desde que el hotel atrae a todo tipo de cazafantasmas, no dejan de sucederse los avistamientos. La semana pasada, el hotel volvió a ser noticia cuando uno de sus huéspedes, Henry Yau, compartió una foto en Instagram en la que puede verse a una extraña mujer subiendo por las escaleras.
Instantáneas como esta son comunes en el hotel, que ha atraído a lo más granado del mundillo del misterio. En 2006, el equipos del programa "Ghost Hunter" realizó allí una de sus investigaciones. Los cazafantasmas descubrieron que muchos de los supuestos fenómenos fantasmales tenían una explicación racional, y eran fruto de corrientes de viento o el funcionamiento de las tuberías, pero no lograron explicar otros incidentes, como cuando, durante el cambio de la película de la cámara, una mesa se elevó medio metro en el aire.
La Rocky Mountain Paranormal Research Society también ha realizado investigaciones en el hotel y no encontró ningún fenómenos extraño. La mayoría de los incidentes conocidos por el personal del establecimiento podía justificarse debido a los ruidos de mapaches que merodean por el tejado del hotel, cristales de ventanas sueltos e, incluso, cazafantasmas aficionados que se dedican a merodear alrededor del hotel de madrugada.
Pero, pese a que ni siquiera los investigadores de lo paranormal han encontrado nada demasiado extraño en el hotel, sus visitantes siguen asegurando ver fantasmas día sí y día también. ¿Por qué ocurre esto? Según explica Benjamín Radford en Discovery News, el contexto juega un importantísimo rol en la aparición de supuestos fenómenos paranormales. Cuando la gente saca una foto con doble exposición, motas de polvo o sombras extrañas en un partido de fútbol o una fiesta de cumpleaños, las borra pensando, lógicamente, que es una foto mal hecha. Pero cuando hacemos fotos de ese estilo en sitios donde, pensamos, hay actividad paranormal, estamos convencidos de que hemos sido testigos de un fenómeno inexplicable.
Como saben todos los psicólogos, la sugestión es poderosa, y nuestras expectativas pueden influir, e influyen, en nuestras interpretaciones. De alguna forma, vemos lo que esperamos ver, y esto incluye, claro, a los fantasmas. La foto que ha circulado estos días es, claramente, una foto panorámica, que empezó a tomarse cuando había nadie en la escalera, pero registró a una mujer cuando bajaba por ella. Y como fue tomada en un hotel encantado, tenía que ser un fantasma.
Probablemente, no haya nada en el Stanley, pero el lugar da miedo de verdad y tiene tanto encanto que merece la pena hacer una visita.







No hay comentarios:

Publicar un comentario